Mi patria es todo el mundo.

Entradas etiquetadas como “Pobreza

La muñeca

En una noche de invierno una niña pordiosera
con los pies casi desnudos, con las manecitas yertas,
cubriendo, a modo de manto con su falda la cabeza
y sin temor a la lluvia que cada vez más arrecia,
contempla extasiada y triste el interior de una tienda
Que por su gusto en juguetes es de todas la primera.

-¿Que haces aquí?

le pregunta,
con voz desabrida y seca,
Un dependiente empujando a la niña hacia la acera.

-¡Déjeme usted!, ¡Si es que estaba mirando aquella muñeca!

-¡Vaya, retírate pronto, y deja libre la puerta!

-Dígame usted, ¿Cuesta mucho?

-¿Quieres marcharte, chicuela?

-¿Será muy cara, verdad?
-¡Lo que es como yo pudiera!…

-¡El demonio de la chica!…
-¿Pues no quiere comprar ella?…
-Lárgate a pedir limosna y déjate de simplezas.
-La muñeca que te gusta vale un duro, conque ¡Fuera!..
Marchose la pobre niña ocultando su tristeza…
En vano pide limosna…
Ninguno escucha sus quejas…
y desfallecida y débil cruza calles y plazuelas,
recordando en su amargura la tentadora muñeca.

-¡Caballero, una limosna, a esta pobrecita huérfana!

-Déjame que voy deprisa.

-¡Por Dios señor, aunque sea…
un centimito, tengo hambre!…

-(Pobre niña, me dá pena)…Toma.

-¡Señor, si es un duro!

-Te lo doy para que puedas, siquiera por esta noche,
tener buena cama y cena.

-¡Déjeme usted que le bese, la mano…

-Quita, tontuela.

-Que Dios se lo page a usted
-¡Un duro, estoy mas contenta!…
¿No será falso, verdad?

-¡Cómo, muchacha!, ¿Tu piensas?…

-No señor… perdone usted… Pero… ¡vamos!…
la sorpresa…

¡Si voy a volverme loca
de alegría!…. ¿quién dijera?…

¡Que Dios le premie en el mundo,
y le dé la gloria eterna!
Y apretando entre sus manos convulsivas la moneda,
corrió por la calle abajo veloz como una saeta.

 A la mañana siguiente se comentaba en la prensa
el hecho de haber hallado, en el quicio de una puerta,
¡el cadáver de una niña abrazando una muñeca!.

Vital Aza

Antonio Martinez Ares

“lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis” (Mateo. 25, 40)

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador

https://i2.wp.com/www.cuartopoder.es/deidayvuelta/files/2015/04/CABECERA_NO_TTIP.jpg

Firmar

Contra el T.T.I.P.

NO A LA LEY MORDAZA

descripción

Carnaval de Cadiz 2018

La compañía de teatro ‘Las Niñas de Cádiz’ han sido elegidas como pregoneras del Carnaval de Cádiz 2018.  Las hermanas López Segovia: Ana, Alejandra y Rocío junto a Teresa Quintero han aceptado la propuesta del Alcalde de Cádiz: José María Santos, para dar el Pregón del Carnaval de Cádiz 2018, que se celebrará en la plaza de San Antonio el próximo 10 de febrero.


Marca España

La pobreza empuja cada vez a más personas a buscar restos útiles entre la basura.

La pobreza, un creciente drama social que empuja hasta el límite de la marginación a cada vez más familias que, sin apenas recursos, viven cada mes el dilema de pagar suministros básicos o cumplir con un requisito de obligado cumplimiento: comer.
Unos nueve millones de españoles están en riesgo de exclusión y las organizaciones humanitarias se ven en la práctica desbordadas por el requerimiento de atención alimentaria. Sin expectativas ni recursos, miles de personas rebuscan a diario entre contenedores cualquier residuo que vender, algún objeto que aporte unos euros extra… O comida, si la hay.

"Hay que meter la cabeza en el contenedor, a ver qué hay". Comida, incluso.

Así viene comportándose la exclusión social, que araña terreno en silencio, sin compasión. Un euro al día para vivir, 300 al mes por cabeza y la pobreza severa se instala en casa como espectro inaccesible. La red familiar, como salvavidas, acusa tanto peso. Gastos de vivienda, luz y agua. ¿Qué queda para comer? La marginación a un paso, y la basura ahí, con sus últimos recursos expuestos en forma de chatarra, plástico, papel o ropa. Y más hambre, cada vez, y más ojos obligados a olvidar prejuicios. “Hay que meter la cabeza en el contenedor y mirar en las bolsas, a ver qué hay”. Comida, resulta que también hay comida.

España, el país más desigual de Europa, deriva a un modelo social darwinista.
España presenta más de 9 millones de personas bajo el umbral de la pobreza, 3 millones en pobreza severa, 2,3 millones de menores en hogares bajo exclusión social y un incremento hasta el 27% de pobreza infantil… No hay en Europa un país más desigual: el 20% de la población más rica concentra 7,5 más riqueza que el 20% más pobre. Se acerca un modelo social darwinista, con pocos ganadores y muchos perdedores. Como los que eldiario.es/andalucia sigue en su recorrido.
"Somos mucha gente buscando y no dan abasto los contenedores", dice María del Carmen.
“Cogemos comida de la basura, incluso caducada. ¿Qué hacemos? Si la encontramos y tenemos que comer…”. María del Carmen (48 años) “rebusca” a diario algo que pueda vender. “Somos mucha gente buscando y no dan abasto los contenedores”, especifica. Vive con su marido, una hija -ambos enfermos- y un hijo. Antes de la crisis, cuenta, vivían “normal, mi marido es pintor de primera de camiones y carrocerías, pero la empresa se vino abajo, lo echaron y ahora lleva seis años sin trabajo”. Los ingresos familiares apenas superan los 700 euros mensuales “que duran dos o tres días porque hay que pagar en la tienda donde me dejan sacar lo que necesitamos y llevo un mes sin darles ni un duro”. Temen las siguientes revisiones médicas y la posibilidad de un ingreso hospitalario. “A ver si es poco tiempo, nos cuesta el dinero estar allí y luego las medicinas… es que no podemos”. “La otra noche”, cuenta la hija, Yoana, “nos encontramos un cargador de móvil y nos dieron 12 euros. Con eso cenamos”.
"Tenía una empresa y lo acabé perdiendo todo, hasta mi casa".

 “Mira, tenía una empresa de construcción con 15 trabajadores, movía el dinero por millones, me empezaron a dejar a deber mucho dinero y lo acabé perdiendo todo, poco a poco, primero la empresa y luego mi casa”. Álvaro (nombre ficticio), se repone y con los ojos aún empañados en lágrimas explica que no quiere que “nadie” le reconozca, “para que mis amigos y mi familia no sepan lo que me veo obligado a hacer, coger chatarra y lo que encuentre, incluso comida”. Ahora siquiera aparece en su camino alguna oferta de trabajo y en casa son cinco, con su esposa y tres hijos menores de edad. Cuando “las cosas funcionaban”, compara, “teníamos una mujer limpiado y en el banco nos decían: ‘vamos a tomar un cafelito’ y ahora… Llevo más de un año sin ningún ingreso”. Su pareja ha solicitado “la ayuda de parada mayor de 45 años, los 426 euros, a ver si se la dan”. Eso sería un respiro, confiesa, y retoma la marcha con un par de bolsas cargadas -“no ha estado mal el día”- de productos informáticos sacados de un contenedor.

Miguel nunca cogió alimentos "y menos ahora que se ha muerto una familia, no me fío".

Miguel y Teresa son pareja y llevan “más de tres años rebuscando”. No tienen ningún ingreso fijo, “sólo la chatarra”. Nunca se han llevado alimentos de contenedores “y ahora menos que me he enterado que se ha muerto una familia, no me fío”, dice Miguel. Eso sí, asegura, “en el supermercado tiran lo que sobra a partir de las nueve y ya hay gente esperando para coger la comida”. Desvela un secreto, amparado en una amplia sonrisa: “he ido juntando con la chatarra y para regalo de Reyes le he echado a mi mujer la ropa que lleva puesta”. Teresa se sonroja.

"Las cosas no duran ni cinco minutos en la basura".

“Hay quien paga la hipoteca con lo poco que cobra para no perder el piso y luego hace lo que sea para comer”. Ana García participa en los movimientos sociales de Alcalá: “se está notando mucho la crisis, hay familias sin luz ni agua, buscando en contenedores, pidiendo… Cada vez afecta a más gente y para verlo sólo hay que darse una vuelta, sobre todo por la noche”. Se aprovecha, sostiene, “cualquier objeto que puedan vender, las cosas no duran ni cinco minutos en la basura”.                Juan Miguel Baquero / Luis Serrano

fin

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador

https://i2.wp.com/www.cuartopoder.es/deidayvuelta/files/2015/04/CABECERA_NO_TTIP.jpg

Firmar

Contra el T.T.I.P.

NO A LA LEY MORDAZA

descripción