Mi patria es todo el mundo.

Entradas etiquetadas como “alimentos transgénicos

Comida Basura

Las compañías de alimentos están cada vez más interesadas en crear naciones de adictos. Cuando piensas en un adicto, lo primero que se viene a la mente son los pensamientos de alguien con una dependencia en el alcohol o las drogas. Sin embargo, los alimentos se estan convirtiendo en la fuente de una adicción cada vez más potente que arrasa a muchas naciones. Estadísticas de la obesidad están llegando a niveles críticos, ya que más personas se vuelven adictas a la alimentación, y empresas como Coca Cola y Fritos Lay, han estado deliberadamente enfocándose en tus debilidades para hacerte comprar comida chatarra. Según una investigación, ellos incluso han recorrido a la ciencia para obtener una ventaja extra.

Un artículo publicado en la revista New York Times arroja luz sobre algunas de las tácticas que utilizan las empresas alimentarias para conectar a los consumidores con sus productos. El investigador Michael Moss (que ha escrito “Sal Azúcar Grasas: Cómo los gigantes de la alimentación nos enganchan”) escribió “la extraordinaria ciencia de la adictiva comida chatarra” para destacar los puntos claves. Compañías de alimentos interesados en crear naciones de adictos
Probablemente no te sorprenderá saber que los alimentos que comemos hoy en día no parecen ni remotamente a lo que solíamos comer hace mucho.

Moss sabe muy bien el tema (casi al límite de lo escandaloso) de la historia asociada con los bocadillos de los fabricantes de alimentos y bebidas, que se conocen por combinar ciencia y el marketing persuasivo para tentar a las masas con sus golosinas saladas- azucaradas. No es casualidad que las personas consuman un montón de patatas fritas y tragen vaso tras vaso de refrescos carbonatados. Muchos alimentos procesados tienen una cualidad adictiva, y existe una razón clara, incluyendo la adición de productos químicos e ingredientes con cualidades adictivas.

Moss entrevistó a más de 300 actuales y ex empleados pertenecientes a la industria de alimentos procesados, y aprendió que las empresas hacen un esfuerzo consciente para que la gente sea adicta a alimentos baratos y de fácil preparación. Respaldado por cuatro años de investigación y presentación de informes, Moss habló con una variedad de fuentes, incluyendo los vendedores, gerentes generales y hasta los científicos. El artículo de Moss revela mucha información interesante sobre la industria alimentaria. Ellos definitivamente no juegan limpio cuando se trata de tu salud y bienestar. Ellos saben muy bien que elegir para que disfrutes de sus alimentos que puede tener efectos perjudiciales para la salud, aun así ellos continúan abrazando estratagemas de publicidad más implacables y producen nuevos productos con agendas ocultas.

Cualquiera que sea la última moda en la salud, estan los vendedores con sus anuncios artisticos que caen en línea para engañarte mentalmente para que pienses que lo que vas a comer es más sano – piensa en articulos con menor azúcar u ofertando granos integrales. En la medida en que las ganancias continuen en auge, ellos apoyaran los productos que son más lucrativos. En el camino, seran despedidos empleados que no caen en línea y hablan contra la insalubridad.

Ellos trabajan día y noche para lograr que,
literalmente, te tragues sus productos.

Algunas de las cuestiones planteadas incluyen a las siguientes empresas: Los “Lunchables”, (Almuerzos rápidos) Kraft proporciona alimentos pre-empacados que también están repletas de sodio y azúcar. Con los años, Oscar Meyer se ha metido al bolsillo casi mil millones de dólares con esta línea de productos. A pesar de las críticas por ser poco saludable para los niños, ex CEO de Philip Morris, Geoffrey Bible dijo, “Bien, eso es lo que quiere el consumidor, y no estamos poniendo una pistola en su cabeza para comerlo”. Incluso la hija del creador del Lunchables Bob Drane no deja que sus hijos coman el producto, dice, “Ellos saben que existen y que el abuelo Bob lo inventó. Aúnque comemos muy saludable”.

Al principio las campañas de Lunchables iban dirigidas a las madres que estaban demasiado ocupadas para hacer comidas para sus hijos y se refirian al producto como un “regalo preempaquetado”. En 1990, la estrategia de marketing se pasó a una táctica de lavado de cerebro, diciendo que los niños estaban ‘a cargo’ de los almuerzos – no los padres. Los anuncios fueron mostrados durante las pausas comerciales de los dibujos animados.

Cuando Frito Lay necesitaba una manera de desenterrar la reacción asociada con los informes de que sus bocaditos salados conducian a enfermedades cardiovasculares, investigadores idearon un nuevo plan. Casi 500 químicos, psicólogos y técnicos fueron contratados para llevar a cabo investigación para así consolidar su posición en el mercado de alimentos. Gastaron hasta 30 millones de dólares al año para aprender los entresijos de sus consumidores. La compañía llegó a ser más conscientes de su vulnerabilidad, lo que despertó el interés
de sus sentidos.

Por ejemplo, un científico de alimentos señaló que la calidad del “derretimiento” en la boca del Cheeto inflado envía una señal al cerebro que el alimento no contiene ninguna caloría, el cual produce una respuesta corporal para mantenerlo comiendo Cheetos sin consecuencia. Este acontecimiento fue apodada la ‘desaparición de la densidad calórica’. El director científico de Frito-Lay desde 1974 a 1982 (Robert i-San Lin) quería hacer meriendas saludables y lamentó que los científicos no fueran contratados para aprender sobre la manera de aliviar la adicción a la sal, azúcar y grasa.

En cuanto a la Coca-Cola, los fabricantes se centraron en el marketing de su bebida
azucarada para las comunidades más pobres después que las campañas contra la obesidad
y otras iniciativas de la salud comenzaron a ganar favor durante finales de los noventa.

Coca-cola también hizo un esfuerzo para dirigirse a Brasil y a sus extremadamente pobres favelas al volver al reenvasado de la soda en botellas más pequeñas, más baratas. Un ex presidente y director de operaciones para el Norte y los mercados de América del Sur quería que la la empresa adopte un enfoque más consciente de la salud, y en su lugar se encontró con que estaba despedido.

En conclusión

Existe muchas maneras de hacer que las comidas sepan bien y nos den placer. Una de las
mejores maneras de hacerlo es utilizar una combinación de azúcar, sal y grasa para
maximizar el impacto que estos alimentos tienen en nuestros receptores del gusto y las
vías de recompensa del cerebro.

La adición de sabores artificiales a la mezcla junto con varias texturas sólo hace que estos alimentos sean demasiado buenos de resistir. La industria alimentaria se beneficia de esto. No porque sea una gran conspiración, sino porque han aprendido que es lo que los consumidores comprar más. El trabajo de la industria de la alimentación es hacer dinero y vender productos. Al hacer que los alimentos sean “hiper agradable” (muy satisfactorio) ellos secuestran las vías de recompensa en el cerebro que nos hacen literalmente adictos a estos alimentos.
Esto convierte a los clientes en clientes de la repetición lo que significa que la industria alimentaria hace mucho dinero. El problema es que estos alimentos destruyen la salud de las personas que los consumen.

La abundancia de este tipo de alimentos es probablemente uno de los principales impulsores de la epidemia de obesidad y la diabetes. Es la razón de que la gente se vuelva adicta a estos alimentos y, literalmente, no pueda dejar de comer.

¿Crees que es sano todo lo que comes?
¿Crees que que nos cuentan la verdad sobre los alimentos que consumimos?… En este vídeo encontrarás la respuesta y como el Sistema deliberadamente por su propio interes nos envenena…

https://657b072aab060d50f8ce-d7abb53cb376b4947d77643d4b4a48d3.ssl.cf1.rackcdn.com/18465_Translator.png


botongifcorazonplateado1

Contador

descripción

Cada sábado

LAS AVENTURAS DE PETER MACDOWELL
En busca de sus “arraises” Peter viaja a Andalucia
en una aventura llena de misterio y peligros…
 superduque

https://i2.wp.com/www.cuartopoder.es/deidayvuelta/files/2015/04/CABECERA_NO_TTIP.jpg

Firmar

Contra el T.T.I.P.


Transgénicos

Transgénicos

®

La élite política y empresarial rechazan los alimentos transgénicos en su propio plato. Con un toque de triste ironía, los grandes empresarios y la élite gubernamental y política mundial consume alimentos sanos y orgánicos, mientras que las masas, esas mismas personas que supuestamente están representados y protegidos por sus gobiernos, son envenenados por ocultos organismos modificados genéticamente, plaguicidas y contaminantes peligrosos.
La familia presidencial demanda de alimentos orgánicos en su cocina, sin embargo, a puerta cerrada, se dan la mano con la industria de biotecnología. La Plana mayor de China por ejemplo, se alimenta por un exclusivo jardín orgánico, cerrado, mientras que el resto de la población consume alimentos transgénicos, la carne y los productos lácteos contaminados con esteroides mezclados con melamina. Incluso los dueños y los principales ejecutivos de Monsanto exigen para su dieta alimentos que no estén genéticamente modificados. El acceso a la limpieza, la comida orgánica y saludable no es un derecho más, se ha convertido en un campo de batalla política con el ciudadano común que sufre la pérdida de la comida saludable.

La doble moral de la Casa Blanca.

Mientras que la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama. ocupa parte de los terrenos de la Casa Blanca para plantar un jardín orgánico, su marido promueve una agenda de OGM dentro de su administración.

“Sabes, en mi casa, en el último año hemos pasado a sólo orgánico”, dijo en una entrevista para el New Yorker en 2008, durante la campaña presidencial de Barack Obama. Los productos orgánicos de la huerta alimenta a la familia Obama y dignatarios visitantes por igual.

Todo esto parece bien hasta ahora. Pero entonces eche un vistazo a los ejecutivos nombrados por Obama en algunos importantes puestos de su administración: USDA, jefe Roger Beachy, un ex director de Monsanto; en la FDA,Michael Taylor, ex vicepresidente de política pública en Monsanto; Comisionado de la USDA, Tom Vilsack, quien creó la Asociación de Gobernadores por la Biotecnología. Además,bajo la presidencia de Obama, 10 nuevos cultivos transgénicos han sido aprobados para el “consumo seguro.

Alambre de puas para proteger los jardines orgánicos.

La élite política en China goza de la máxima seguridad de los alimentos: productos orgánicos, ganado alimentado con pastos de Mongolia, arroz libre de pesticidas, de productos químicos o de organismos genéticamente modificados. Compare esto con el suministro de alimentos de los ciudadanos comunes que están cargado de pesticidas, químicos industriales y organismos genéticamente modificados. Los niños se han enfermado y muerto al consumir ciertos productos lacteos y fórmulas para bebés contaminadas. La ceguera y la muerte en adultos se generan porque consumen licor falso. Sin embargo, los líderes chinos tienen sus propias y protegidas fuentes de alimentos de la más alta calidad.

En Beijing, una granja orgánica se encuentra rodeada por una cerca de púas de dos metros, mientras que el personal de seguridad vigila la entrada. El jardín produce alimentos para los funcionarios de primer nivel solamente. Sanitorium Beidaihe, un paraíso junto al mar para los cuadros retirados del partido, utiliza exclusivamente una especialidad de arroz que es orgánico y libre de transgénicos.

En cuanto el público general, puede adquirir el pequeño superávit restante de ese tipo de grano a 15 veces el costo del arroz regular. Al mismo tiempo, el gobierno sigue aprobando los OMG y los productos químicos nocivos para el consumo general.

Las comidas de Monsanto libre de transgenicos.

Un aviso en un comedor del personal de Monsanto afirma que existe una decisión “para eliminar, en la medida de lo posible, la soja transgénica y maíz modificado de todos los productos alimenticios servidos en nuestro restaurante. Hemos dado los pasos anteriores para asegurarnos que usted, el cliente, puede estar seguro de la comida que servimos”.

Según Tony Coombes, portavoz de la compañía, asegura que “Sí, este es el caso, y es porque creemos en la elección”.

Es evidente que el ciudadano medio no se permite la misma cortesía de elección teniendo en cuenta que los OGM se han infiltrado en el suministro de alimentos y no están etiquetados en América del Norte.

Sólo las personas que pueden pagar el precio de los alimentos ecológicos son capaces de protegerse contra los contaminantes dañinos. En tanto todo el resto de la población es la que va a sufrir las consecuencias devastadoras para la salud de un sistema corrupto.

La ONG Amigos de la Tierra de España presentó un recurso al Ministerio de Agricultura, Alimentación y medio Ambiente (MAGRAMA) por no revelar los sitios exactos de la plantaciones con maíz transgénico Monsanto 810, a pesar de haber presentado la solicitud el pasado 17 de diciembre, informó este viernes el Boletín Agrario.

MAGRAMA publicó en febrero una lista de las comunidades autónomas y regiones con la suma de hectáreas de plantaciones transgénicas sin precisar los lugares exactos.

“El registro sobre la ubicación exacta de los cultivos transgénicos es fundamental para evitar contaminaciones de campos colindantes, bien convencionales, bien ecológicos”, destaca Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra.

Los agricultores ven contaminadas sus cosechas por cultivos transgénicos sin poder establecer el origen de la contaminación, lo que los imposibilita emprender acciones legales, informa la ONG.

A esto se suma que tampoco pueden tomar medidas de precaución y de esta manera evitar estas contaminaciones.

“Esto conlleva además un enorme daño económico, especialmente para los cultivos ecológicos: hay agricultores que han perdido el distintivo de “Agricultura Ecológica” y demás beneficios asociados a este tipo de agricultura”, señala la ONG.

A su vez la representante de Amigos de la Tierra Helen Darbishire, Directora de Acces Info Europe, dijo que la información entregada es “inadecuada, evasiva y pobre en detalles”.

El recurso presentado al Ministerio exige que se cumplan las normas europeas que exigen transparencia en este aspecto.

La Unión Europea señala al respecto que “la Directiva obliga asimismo a elaborar registros de la información sobre las modificaciones genéticas de los ONG y sobre la localización de los Productos Genéticamente Modificados”.

En Europa Francia y Alemania prohíben estos cultivos, mientras que España está extendiéndolos a gran escala, con un registro de más de 100 mil hectáreas en 2011. En tanto Austria, Hungría, Grecia, Luxemburgo, Bulgaria y recientemente Polonia decidieron prohibirlos.

El Ministerio de Agricultura español señaló que todos los productos animales, como carne, leche y huevos, vienen de especies alimentadas con productos transgénicos, muchas veces mezclados con productos normales, y el consumidor no es informado, advierte el Boletín Agrario.

“El gobierno español afirma que en España se cultivan transgénicos sin problemas, pero no menciona que, sin transparencia, no puede existir un verdadero control sobre este tema”, destaca Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra.

Regiones y Comunidades con transgénicos en España

La oficina de MAGRAMA del Gobierno español publica solo la cantidad de hectáreas estimada por región sin señalar ubicación.

Las comunidades autónomas con más superficie de maíz Monsanto 810 en España son Aragón con más de 41.000 hectáreas y Cataluña, que suma más de 33.000 hectáreas. En tanto Extremadura tiene cerca de 16.000 hectáreas, Andalucíamás de 10.000, y Castilla La Mancha, cerca de 8.000.

Con menor cantidad figuran Madrid, con 421 hectáreas,Navarra con 5800, Valencia con 522, Baleares con 154 yMurcia con 3,53 hectáreas.

Las regiones que sobresalen por la presencia de este producto transgénico en sus cultivos son Huesca y Zaragoza en Aragón, con más de 24.000 y 17.000 hectáreas respectivamente, además de Lérida en Cataluña, con más de 27.000.

En Extremadura, las plantaciones son más en Bajadoz, pero también se encuentran en Cáceres. Mientras que en Castilla, lidera Albacete.

Lista de marcas de comestibles y empresas que
no dan garantías de no usar transgénicos en
la elaboración de sus productos.

(Listado facilitado por Greenpeace)
Marcas perteneciente a una cadenas de distribución
Alcampo, Consumer, Día, El Corte Inglés, Eroski, Hipercor, Hacendado (Mercadona)

Aceites y grasas

Artua, Flora, Holland, Ligereza, Natacha y Tulipán de Unilever-Bestfoods,

Coosol y Titán, de Koipe, La masía e Ybarra, de Migasa.

Alimentos infantiles

Cremas y purés Diet Alter, papillas y postres Nutribén de Alter Farmacia. Anillos de cereales, menestra de verduras, paillas, cereales y puré de frutas Nestlé. 7 cereales Sandoz y Papilla de cereales Resource de Novartis. Papillas Blevit de los Laboratorios Ordesa.

Alimentos preparados y conservas

Alimentos preparados y Spoinstant de Netslé. Maheso, de gadesco. Alimentos preparados y purés Maggi, Lasaña/pizza Buitoni, Pisto Litoral y puré Solís, de Netslé. Pescados y derivados congelados de Pescanova. Arroz frudesa, Arroz Salto, pastas y sopas Knorr, Preparados y purés Starlux, de Universal BestFood

Alimentación para animales domésticos

Gallina Blanca de Purina S.A

Bebidas

Shandy, CruzCampo y Heineken de Heineken. Tang, de Kraft Jacobs Succhard. Cerveza Mahou, de Mahou San Miguel. Nestkick, de Netslé. Gerblé e Isostar, de Novartis. Kas, Pepsi, Seven-Up y zumo mosto-Grape, de Pepsico. Sunny Delight, de Procter & gamble. Té Lipton, de Universal BestFood

Bollería

Bimbo, Bony, Tigretón, Pantera Rosa, Madame Brioche y Repostería Martinez, de Bimbo Martinez. Bollería Dulcesol, de Dulcesa S.A. Bollería La Bella Easo, de la Bella Easo S.A. Bollería Panrico, Bollicao y Donettes/donuts, de Panrico

Confitería y golosinas

Dulciora, Gummy, Maski, Masmelos, Respiral y Selz, de Cadbury Dulciora,

Dunketes, Dunkin, Solano y Tres, de Joyco. Succhard, de Kraft Jacobs Succhard…

fin

®

superduque