Mi patria es todo el mundo.

Sevilla

Fue en Sevilla

Fue en Sevilla, a mediados del siglo XI
En una reunión en casa de Abu Bakr bin Zuhr se
mencionó esta composición de Abu Bakr bin al-Abyad:
Nunca me gustó beber en los verdes prados
a menos que un talle esbelto
viera conmigo despuntar el alba
o que al caer la tarde me dijera:
“El viento tiene celos
de aquel que acaricia mis mejillas”
Ella, dueña de los corazones,
sembradora de inquietudes
Ella que puede provocar deseo
al espíritu más templado
Dulces labios que guardan perlas,
dando de beber al amante
herido de amor y fiel a sus promesas.

Otro poeta escribió:

El colirio de las tinieblas
fluye en la pupila de la aurora
hasta el blanco de la mañana
La delicadeza muñeca del río
tiene los puños verdes
por los árboles de la orilla.

Y otro:

Qué hermoso día pasamos en el prado
junto a la ribera del río de Sevilla
Subidos en el barco
rompimos el sello del almizcle
y nos envolvió por completo su perfume
mientras la mano de las tinieblas
extendía sobre nosotros
el negro manto de la noche.

descripción
«¡Voto a Dios que me espanta esta grandeza
y que diera un doblón por describilla!
Porque ¿a quién no sorprende y maravilla
esta máquina insigne, esta riqueza?

»Por Jesucristo vivo, cada pieza
vale más de un millón, y que es mancilla
que esto no dure un siglo, ¡oh gran Sevilla!,
Roma triunfante en ánimo y nobleza.

»Apostaré que el ánima del muerto,
por gozar este sitio, hoy ha dejado
la gloria donde vive eternamente».

Esto oyó un valentón y dijo: «Es cierto
cuanto dice voacé, seor soldado,
y el que dijere lo contrario miente».

Y luego, in continente,
caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Miguel de Cervantes Saavedra

Firmar

¡Contra TTIP y CETA!

ràdio en directe

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador


Sevilla

 RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

Esa que duerme en el lecho de un río de anchos brazos
que la mecen en un sueño de largos y hermosos años
No despertad a la niña, rodeadla de mil lazos
de amor, nostalgia y color y que siga su letargo
que la vela la giralda y la nana estan cantando
por las esquinas del alma sus hijos los sevillanos.


La Giralda de noche. Clik para ver ampliada

Templaban el aire sones nuevos
en la cumplida mañana de una primavera
como siempre el agua dibujaba signos
que el viento del amor trajera

Narcisos de color dorado
reflejaban la silueta entretejida
de los juncos ondeantes del estanque
de las ideas dormidas

Y al sueño sucedió la realidad
arrastrando tras de si mi desventura
estaba ya en Sevilla, era temprano,
y el olor del azahar se hacía brisa.



Vuela alta blanca paloma desde el río de mis sueños
hasta la torre del alba de mi Triana
y cuéntale a la mañana mis ilusiones y versos
mientras repica Santa Ana con redobles de “te quiero”
que al son de los martinetes parecen como lamentos
de un cuento de enamorados en el jardín de los besos

Audio

 Quizás la ciudad del duende,
Quizás la ciudad del Arte,
Reina de la gracia y el donaire.
Donde duermen las hadas en sus parques.
Donde en un celeste cielo tu me amaste.
Superduque
Jean Ferrat

descripción
«¡Voto a Dios que me espanta esta grandeza
y que diera un doblón por describilla!
Porque ¿a quién no sorprende y maravilla
esta máquina insigne, esta riqueza?

»Por Jesucristo vivo, cada pieza
vale más de un millón, y que es mancilla
que esto no dure un siglo, ¡oh gran Sevilla!,
Roma triunfante en ánimo y nobleza.

»Apostaré que el ánima del muerto,
por gozar este sitio, hoy ha dejado
la gloria donde vive eternamente».

Esto oyó un valentón y dijo: «Es cierto
cuanto dice voacé, seor soldado,
y el que dijere lo contrario miente».

Y luego, in continente,
caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

 RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
White Rose
« La Protesta mas alla de la Ley
no es un privilegio de la Democracia,
es absolutamente esencial a ella. ».
Howard Zinn

descripción


superduque

  



Volver en Primavera

Cuerdas que rasgan la noche, luceros en tus pupilas


la obscuridad de tu pelo y una pasión encendida.


Rondando en el firmamento de tu cuerpo la ternura


desgrana el amor su celo con la adorada dulzura


del carmín y de los besos robados a la locura.


Busca las luces del alba el corazón de la luna


el rumor se desvanece, muere el amor, nace el día.

fin

Templaba el aire sones nuevos

en la cumplida mañana de una primavera


como siempre el agua dibujaba signos


que el viento del amor trajera


Narcisos de color dorado


reflejaban la silueta entretejida


de los juncos ondeantes del estanque


de las ideas dormidas


Y al sueño sucedió la realidad


arrastrando tras de sí mi desventura


estaba ya en Sevilla, era temprano,


y el olor del azahar se hacía brisa.

Sevilla duerme en el lecho de un río con anchos brazos

que la mecen en un sueño de largos y hermosos años

no despertad a la niña, rodeadla de mil lazos

de amor, nostalgia y color y que siga su letargo

que la vela la giralda y la nana estan cantando

por las esquinas del alma sus hijos los sevillanos.

fin

        superduque

Contador
 
fin