Mi patria es todo el mundo.

Poesia

Pacto de amor

Conjuro a Ana, triste Plutón,

mujer que el huracán en su cabello

reduce a una caricia y a un destello

y al sol cuando lo mira hace varón;

al canto del cisne de la creación,

la de todo lo hermoso, lo más bello.

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

Yo, por este contrato infernal

sello darte mi vida y toda mi pasión;

y así, sabiendo que no la merezco,

juro en un soneto y prendo en una flor que

eternidad, sangre y alma desprecio

y que yo a ti para siempre me ofrezco,

que todo mi ser consagro por su amor,

si es que para un ángel, el alma es precio. “

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

Anoche encontré estos versos ardiendo
dentro de mi alma; y quemándome la vida,
abrasándome las manos, los puse en palabras.
Han dejado dentro de mí llagas tan profundas
como tus ojos, cada una con la forma de tu boca.
Ahora es un soneto infernal de amor.

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

Sé que le faltan muchas cosas: decir, por ejemplo,
que tus manos son diez cuchillos de plata perfecta
que clavan la mirada a cuanto tocan,
que el brillo de tus ojos mirando al cielo,
tiene ese imposible color del arco iris
que tal vez sea el de tu propia alma.

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

Sé que le faltan muchas cosas;
pero yo los encontré así, y así eran sus llamas.

https://superduque777.files.wordpress.com/2015/05/68539-081223035820330822908975.png?w=191&h=67

Te parecerá una osadía desproporcionada
ofrecértelos junto con una flor.
Seguramente sea una locura para ti porque los ángeles
ignoráis los fuegos del Averno.
Quizá si alguna vez hubieses estado enamorado,
lo comprendieras.

superduque

botongifcorazonplateado1


Para Ana

Mi vida, cuanto te quiero,
el tiempo nada borró
mas mis ojos no te alcanzan,
y en mi locura diaria
buscaría por las las calles
tu posible semejanza.

Triste despojo del tiempo
que separó nuestras almas
cuando ahora solo espero
en la tímida esperanza
volver a sentirme amor
en los brazos de tus ansias

Después pensé, Miré al suelo
entre lamentos y lágrimas,
rogué a el cielo tu perdón
y entre las luces del alba
volver a verte, mi amor,
y oculto lloré de rabia.

superduque

botongifcorazonplateado1


El ruiseñor y la rosa

Un ruiseñor vivía en el jardín de una casa.Todas las mañanas una ventana se abría
y un joven comía su pan…mientras miraba la belleza del jardín.
Siempre caían migajas de pan en el antepecho de la ventana.
El ruiseñor comía las migajas creyendoque el joven las dejaba a propósito para él.
Así, creció un gran afecto por aquel que se preocupaba en alimentarlo…aunque sea
con migajas.Un día el joven se enamoró. Pero al declararse, su amada impuso una
condición para retribuir su amor: Que a la mañana siguiente él le trajese la más
linda rosa roja.
El joven recorrió todas las floresterías de la ciudad, pero su búsqueda fue en vano.
Ninguna rosa…mucho menos roja.
Triste, desolado, fue a pedir ayuda al jardinero de su casa. El jardinero declaró
que él podría obsequiarla con petunias, violetas, claveles. Cualquier flor menos
rosas. Ellas estaban fuera de temporada; era imposible conseguirlas en aquella estación.
El ruiseñor habiendo escuchado la conversación quedó con pena por la desolación del joven.

Tenía que hacer algo para ayudar a su amigo a conseguir la flor. Entonces el ave buscó
al Dios de los pájaros, quien le dijo: – Tú puedes conseguir una rosa roja para tu amigo…
pero el sacrificio es grande y podría costarte la vida! – No importa, respondió el ave.
¿Qué debo hacer? – Bien, tendrás que encaramarte en un rosal y allí cantar la noche entera,
sin parar. El esfuerzo es muy grande; tu pecho puede no aguantar… – Así lo haré, respondió
el ave. Es para la felicidad de un amigo!
Cuando oscureció, el ruiseñor se encaramó enmedio de un rosal que quedaba enfrente de la
ventana del joven. Allí se puso a cantar su canto más alegre, pues precisaba esmerarse en
la formación de la flor. Una gran espina comenzó a entrar en el pecho del ruiseñor y cuanto
más cantaba, más entraba la espina en su pecho. Pero el ruiseñor no paró. Continuó su canto,
por la felicidad de un amigo.

Un canto que simbolizaba gratitud, amistad. Un canto de donación hasta de su propia vida!
Por la mañana, al abrir su ventana, el joven se detuvo delante de la más linda rosa roja,
formada por la sangre del ruiseñor. Ni cuestionó el milagro, enseguida recogió la rosa.
Al ver el cuerpo inerte de la pobre ave, el joven dijo: – Qué estúpida ave! Teniendo tantos
árboles para cantar, vino a posarse justamente enmedio del rosal que tiene espinas.
Por lo menos ahora dormiré mejor, sin tener que escuchar su tonto canto. Es muy triste,
pero desgraciadamente… Cada uno da lo que tiene en el corazón.
Y cada uno recibe con el corazón que tiene…
0scar wild

superduque

botongifcorazonplateado1


Alfonsina Storni

Alfonsina Storni
{Sala Capriasca, 1892 – Mar del Plata, 1938}

Alfonsina Storni Martignoni nació el 22 de mayo de 1892 en Sala Capriasca, Suiza. Hija de Alfonso Storni y Paulina Martignoni, es la tercera descendiente de la familia, sus hermanos Romeo y María nacieron en 1887 y 1888 respectivamente.

A los cuatro años la familia regresa a San Juan, Argentina, donde residían. A los siete nace su hermano Hildo.

Desde su llegada a San Juan la familia está en una situación miserable. Se trasladan a Rosario en 1901 y prueban suerte con un Café Suizo en el que Alfonsina limpia y sirve.

Con 12 años Alfonsina escribe su primer poema, triste y centrado en la muerte, y lo deja bajo la almohada de su madre para que esta lo lea. A la mañana siguiente, mediante varios coscorrones, su madre le explica que la vida es dulce.

Su padre, depresivo y alcoholico, fallece en 1906 y Alfonsina, que no para de escribir poemas, entra a trabajar en un taller de gorras.

Su madre, Paulina, se casa de nuevo y se traslada a Butinza, allí continúa dando clases de música y canto. Alfonsina se traslada a Coronda para estudiar Magisterio, trabaja como celadora en la escuela, pero el dinero que le queda tras pagar la pensión no le da para vivir y tiene que hacer escapadas a Rosario para cantar en un teatrillo como corista. Se descubre en Coronda su trabajo como cantante y Alfonsina piensa en suicidarse tirándose al agua. Al año siguiente, en 1991, obtiene el título de maestra y ejerce ese otoño en una escuela de Rosario.

Publica sus primeros versos en las revistas Mundo rosariano y Monos y Monadas y tiene su primer desengaño amoroso con un hombre casado mayor que ella que la deja embarazada. Alfonsina, avergonzada, se refugia en Buenos Aires y da a luz a Alejandro el 21 de Abril de 1912; ella tenía 20 años.

Eran tiempos en los que cuenta la leyenda que escribía sus poemas en hojas de telefono por no tener recursos para comprar papel.

Trabaja como cajera en una tienda y colabora en Caras y Caretas, entra a trabajar como corresponsal psicológico. En esa oficina dicta su primer libro de versos La inquietud del rosal, se lo enseña al poeta Felix B. Visillac que consigue que sea publicado. La revista Nosotros elogia el poemario y desd ese momento Alfonsina entra en el círculo literario de la revista. Se hace conocida y admirada, pero sigue teniendo problemas económicos. Es nombrada directora de un colegio y mientras allí trabaja escribe su segundo libro, El dulce daño.

En marzo de 1918 los nervios la obligan a dejar su puesto de directora y vuelve a entrar en los círculos literarios. Publica su segundo poemario y colabora en Atlántida mientras trabaja como celadora en un colegio.

Publica Iremediablemente en 1919 y la crítica lo ensalza. Al año siguiente la Universidad de Montevideo la invita a dar unas conferencias. Publica Languidez ese mismo año. Le crean una Catedra en el Teatro Infantil Lavardén y allí trabaja enseñando a niños.

Su fama va en aumento, lo que hace aflorar su comportamiento neurótico, se retira a Los Cocos como hará más adelante en su vida varias veces. Tras el Premios Nacional de 1922, el Ministro de Instrucción Pública crea una cátedra para ella en la Escuela Nacional de Lenguas Vivas en 1923.

Sigue publicando poemario hasta que en 1927 estrena una obra de teatro, El amo del mundo, un rotundo fracaso que no aguanta más de tres días en cartel. En los años treinta realiza dos viajes a Europa con su amiga Blanca de la Vega, básicamente para olvidar sus problemas mentales. Tras la vuelta del último viaje se le descubre un tumor en el pecho; se lo extráen con éxito, pero la terapia de rayos es tan dolorosa que no la sigue.

Alfonsina se retrae y apenas sale a la calle. Vive sus últimos años atemorizada por la muerte. El 25 de octubre de 1938 hallan el cuerpo de Alfonsina Storni en la playa de La Perla, en Mar del Plata. Al día siguiente se publica su último poema, Quiero dormir, en La Nación.

Gloria eterna a la poesia hecha mujer

Obras

Dos farsas pirotécnicas. Buenos Aires: Cabaut. Teatro.
La inquietud del rosal. Buenos Aires: Librería de La Facultad, 1916. Poesía.
El dulce daño. Buenos Aires: Sociedad Cooperativa Editorial Limitada, 1918. Poesía.
Irremediablemente. Buenos Aires: Sociedad Cooperativa Editorial Limitada, 1919. Poesía.
Languidez. Buenos Aires: Sociedad Cooperativa Editorial Limitada, 1920. Poesía.
Ocre. Buenos Aires: Babel, 1925. Poesía.
Poemas de amor. Buenos Aires: Porter, 1926. Poesía.
Mundo de siete pozos. Buenos Aires: Tor, 1934. Poesía.
Mascarilla y trébol. Buenos Aires: Mercatali, Impr., 1938. Poesía.
Entre un par de maletas a medio abrir y Las maneci. Buenos Aires: Ediciones Católicas Argentinas, Tall. Graf. De, 1939. Discurso/Conferencia.
Teatro infantil. Buenos Aires: R.J. Roggero, 1950. Teatro.
Cinco cartas y una golondrina. Buenos Aires: Inst. Amigos del Libro Argentino, 1959. Miscelánea.
Obra poética completa. Poesías completas. Buenos Aires: Sela, 1968. Poesía.

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador


Canarias

Gloria de Atlantes en el corazón del mar

Navega Canarias como barco sublime

En su espolón de proa Tenerife,

Enfila el inmenso océano de esperanzas

Que Las Palmas acoge en el alma.

Este barco de ilusión hincha sus velas

A una brisa cierta de fantásticas sombras

Mientras el Sol brilla en su popa dorada.

Hierro, Gomera, Palma, Lanzarote

en hermandad de lo bello

Iza en su palo mayor la insignia magna azul de mar

Entre lo blanco de lo puro y el oro amarillo

Del preciado tesoro de sus gentes.

No por imaginarlas fueran más bellas mis hermosas islas

no por no verlas se calma el ansia de morar bajos sus cielos

Pero Canarias es más grande aún que el pensamiento

Y si en nuestro corazón cupiera,

aunque solo fuera un trocito de este paraíso

Raudo volaría a enrolarme en este barco de amor

Que ahora es mi Tierra.

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador


Fue en Sevilla

Fue en Sevilla, a mediados del siglo XI
En una reunión en casa de Abu Bakr bin Zuhr se
mencionó esta composición de Abu Bakr bin al-Abyad:
Nunca me gustó beber en los verdes prados
a menos que un talle esbelto
viera conmigo despuntar el alba
o que al caer la tarde me dijera:
“El viento tiene celos
de aquel que acaricia mis mejillas”
Ella, dueña de los corazones,
sembradora de inquietudes
Ella que puede provocar deseo
al espíritu más templado
Dulces labios que guardan perlas,
dando de beber al amante
herido de amor y fiel a sus promesas.

Otro poeta escribió:

El colirio de las tinieblas
fluye en la pupila de la aurora
hasta el blanco de la mañana
La delicadeza muñeca del río
tiene los puños verdes
por los árboles de la orilla.

Y otro:

Qué hermoso día pasamos en el prado
junto a la ribera del río de Sevilla
Subidos en el barco
rompimos el sello del almizcle
y nos envolvió por completo su perfume
mientras la mano de las tinieblas
extendía sobre nosotros
el negro manto de la noche.

descripción
«¡Voto a Dios que me espanta esta grandeza
y que diera un doblón por describilla!
Porque ¿a quién no sorprende y maravilla
esta máquina insigne, esta riqueza?

»Por Jesucristo vivo, cada pieza
vale más de un millón, y que es mancilla
que esto no dure un siglo, ¡oh gran Sevilla!,
Roma triunfante en ánimo y nobleza.

»Apostaré que el ánima del muerto,
por gozar este sitio, hoy ha dejado
la gloria donde vive eternamente».

Esto oyó un valentón y dijo: «Es cierto
cuanto dice voacé, seor soldado,
y el que dijere lo contrario miente».

Y luego, in continente,
caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Miguel de Cervantes Saavedra

Firmar

¡Contra TTIP y CETA!

ràdio en directe

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador


Aquella noche

Almas que rasgan la noche,
luceros en tus pupilas
el cobijo de tu pelo
y una pasión encendida.

Rondando en el firmamento
de tu cuerpo la ternura
desgrana el amor su celo
con la adorada dulzura
del carmín y de los besos
robados a la locura.

Busca las luces del alba
el corazón de la luna
el rumor se desvanece,
duerme el amor, nace el día.



¿Quién no amó?
¿Quièn no soñó?
¿Quién no murió de amor aquel verano?.

Firmar

¡Contra TTIP y CETA!

ràdio en directe

superduque

botongifcorazonplateado1

Contador