Mi patria es todo el mundo.

Éxito

Hugo Chávez

La trascendencia histórica de Hugo Chávez

Son incontables las ganancias materiales de la población venezolana durante el gobierno de Hugo Chávez Frías (1999-2013), reconocidas por los organismos internacionales y muy a pesar de la prensa liberal.

Se pueden reducir al uso social de los recursos nacionales, la reducción de la pobreza y la desigualdad y un avance del estado del bienestar. Ya enumeramos los avances sociales cuando su última victoria electoral.

Muerte Chávez 300x199 La trascendencia histórica de Hugo ChávezLa trascendencia histórica de Hugo Chávez va más allá de los avances materiales.

Ha supuesto una resucitación del campo socialista mundial, herido de muerte con la caída de la URSS, la degeneración china y el colapso económico cubano.

El mayor logro de la revolución bolivariana ha sido parar los pies al neoliberalismo desenfrenado.

Después de la aprobación del NAFTA en 1994, el siguiente proyecto del neoliberalismo era su extensión para todo el continente, el ALCA -Área de Libre Comercio de las Américas–  ideado por Bush padre e intentado aplicar por Bush hijo, que respondía, a la vez, a los intereses de los sectores privados y geoestratégicos estadounidenses.

La experiencia de la subyugación de la economía doméstica mexicana frente las tácticas de dumping comercial americanas legalizadas con el NAFTA, exponía el carácter negativo para el desarrollo periférico de estos tratados comerciales con un gigante como los EEUU.

La oposición de Venezuela al ALCA fue clave para la muerte del proceso en la Cumbre del Río de Plata en Noviembre del 2005.

Pero el chavismo no solo ha conseguido frenar el avance neoliberal, sino crear una alternativa socialista, entroncando con el castrismo pero adaptándola a los tiempos actuales, “el socialismo del Siglo XXI”.

Combina una economía mixta, un sistema político multipartidista y con poder popular revocatorio, no solo nominal, sino ya ejercido, inédito en el mundo actual. Se basa en los principios del uso público y en pro del interés general de los recursos energéticos del país, mejorar la autogestión y diversificación económicas, así como disminuir la dependencia comercial con los EEUU y sustituirla por la cohesión regional.

Si bien contiene potenciales principios aplicables globalmente, ha estado vehiculado regionalmente desde una perspectiva de desarrollo latinoamericano.

El giro sociológico a la izquierda en América Latina ha sido indiscutible en los últimos 15 años. No solo por la proliferación de gobiernos explícitamente bolivarianos en Ecuador, Nicaragua o Bolivia, países que forman parte del ALBA, basada en relaciones culturales y de intercambio comercial solidario.

Sino, más importante, en el giro izquierdista en Brasil o Argentina, que ha permitido la consolidación de proyectos de cohesión regional, como Bancosur o Telesur.

Unasur 229x300 La trascendencia histórica de Hugo ChávezEl más importante y ambicioso de todos es UNASUR, el lento -y aún potencialmente reversible debido a las diferencias internas- intento de fusión de la CAN y Mercosur, incorporando también a Chile, -y a México como observador-, para una estrategia de desarrollo político-económica cohesionada.

Solo un golpe de estado en Honduras y el pucherazo a AMLO en México evitaron mayor avance del campo en el continente.

Tampoco se puede idealizar. El modelo dista mucho de ser perfecto. Venezuela hoy, como la URSS en 1923, tiene muchos defectos, problemas monetarios y de seguridad reales y ambigüedades de intereses entre las clases dirigentes, que siguen existiendo. La sobredependencia de la revolución en una sola persona muestra, también, su principal debilidad y, potencialmente, el reverso del proceso.

Pero hoy Suramérica ha recuperado la ilusión, el orgullo, la autoestima después de varias décadas de meros lacayos del imperio. Gracias a los gobiernos bolivarianos, los conceptos como recuperación de la soberanea económica, la redistribución, la igualdad o las nacionalizaciones han vuelto a la agenda mundial, cuando ya parecían enterrados en el mundo occidental con “el fin de la historia”.

La victoriosa revolución de Octubre, con sus defectos, supuso una presión constante al proyecto liberal que, junto a otros factores, llegó a provocar una negociación social basada en el keynesianismo económico y el estado del bienestar.

El contraataque neoliberal de los 70 y 80 por Friedman, Thatcher, Pinochet y compañía, que acelera en cada “shock” -como la actual crisis-, tiene hoy, como principal oposición, a los países izquierdistas latinoamericanos, que muestran, a la vez, a las clases populares del mundo occidental una alternativa para salir de la crisis y terminar con la austeridad, y, a los países periféricos, un modelo de desarrollo diferenciado y beneficioso para la economía domestica y la población.

Existen las condiciones para mantener los logros. De un lado, el consolidado avance de la izquierda sociológica en el continente y, a medida que aumenta la recesión y la austeridad en Europa y, muy pronto, en los EEUU, también en los países occidentales. Del otro, los beneficios y el aprovechamiento de los recursos naturales no parece que vayan a disminuir en la próxima década.

Hugo Chávez 237x300 La trascendencia histórica de Hugo ChávezPero las condiciones objetivas nunca fueron suficientes. Y el carisma y el carácter activista, intelectual, militante, la capacidad de liderazgo de Chávez, a pesar del peligro que representa esta dependencia, suponía, innegablemente, un avance del proceso para hacer viable la alternativa.

Y se echará de menos.

Pero hay margen aún, bastante más de lo que le gustaría a la prensa occidental, para avanzar el proceso, básicamente, blindar las ganancias materiales de la población y consolidar una alternativa de desarrollo cohesionado para toda la región y, exportable a todos los pueblos del mundo, necesitados hoy urgentemente de planes económicos para el crecimiento, el pleno empleo, la redistribución, la igualdad, el control público de los recursos, y el dominio de la política democrática sobre el sector privado.

Chávez ha hecho su aportación. Otro mundo aún es posible.