Mi patria es todo el mundo.

ADITIVOS ALIMENTARIOS

Oda a la mierda

Dedicado a tod@s los que, sin motivo, se fueron y a los que se irán:
comed mierda, basuras, diez mil millones de moscas no pueden equivocarse
Es como viento que pasa
engendrado entre mi vientre
que con sopores calientes
sofoca la hez de las almas
Loco estubo por salir
en explosión controlada
y ahora perfuma todo él
esta pestilente estancia
Cagar, ¡Oh, placer divino! que en ningún otro momento
no pudiera el más amigo hacer por uno el favor
de aflojarse el cinturón dejando al aire el ombligo.

Cagar, ¡Oh, delicia hermosa! Apretando con pasión
mientras que sale el “mojón” sentir como se destroza
la mierda sobre la loza acompañando su olor
la deposición gloriosa de un enorme cagajón.

A cada golpe de esfuerzo ya se ve, ya asoma presto
el oloroso montón, suben vapores prohibidos
de aromas de algo comido, de esencias para inhalar
acompañando sonidos de unos “cuescos” al azar.
Y un gusto nuevo se siente cuando las heces calientes
van saliendo de su hogar, un nuevo placer alzado
a los más sublimes gozos distribuyéndose en trozos
y burbujas humeantes de brillantes excrementos
e inenarrables momentos de porquerías en trance.

El mismo Zeus en un viento terrible que hizo en el acto
mil truenos causando espanto salieron de su barriga
y evacuando al mar y al cielo sus deíficas boñigas
salpicaron las esquinas del Olimpo de los cielos.
Y la porquería avanza en caravanas de tormentas
como orzas que revientan, una con punta de lanza,
otra roma, otra laxa y otras en forma de lezna.

¡Que felicidad de aquél que acabó su sufrimiento!
poniendo fin al tormento que sus tripas sostenían
como vulgar porquería nublándole la razón
en magna deposición recuperó la alegría
que el cagar le devolvió el bienestar y la vida.

 

 

 

Que bonito es mi Blog

botongifcorazonplateado1

Contador


¿Por qué?


¿Por qué el Gobierno Mundial en las sombras destruye su propio planeta?

Lo que esconde el agua del grifo

A estas alturas son pocos los que no saben que estamos siendo
envenenados desde hace muchísimo tiempo, y me refiero concrétamente a las
vacunas, a la fluoración del agua, a la mercurización sistemática de los
alimentos, a la explotación esclavizante de la sociedad, los Chemtrails, etc.

También son pocos los que no saben que detrás de estos envenenamientos está
el Gobierno Mundial en las sombras, que son los que manejan como títeres
incluso a los más encumbrados presidentes de todas las naciones. ¿Estas
personas que integran ese Gobierno Mundial en las sombras acaso no viven,
trabajan y juegan en el mismo planeta que el resto de nosotros? ¿Acaso no
beben la misma agua, comen la misma comida, respiran el mismo aire?

https://i0.wp.com/imagenes.rastrealo.com.ar/plog-content/images/im__genes-varias/fotos-varias/contaminacio.jpg

¿Cómo es posible que esos líderes del Gobierno Mundial en la sombra hayan
envenenado su propio hábitat de forma irreversible?…
Suena totalmente loco, ¿no? ¡Pues sí que lo es! Sin embargo, la pregunta sigue
siendo ¿Por qué? Si alguna vez hubo una pregunta del millón, ¡pues es ésta!

Si todos respiramos el mismo aire, ¿Por qué ellos destruyen su propio hogar,
su propia familia, su propio entorno, echan a perder las hermosas playas o
incluso el aire puro de las montañas?. ¿Acaso los Chemtrails evitan sus
propiedades o privilegian a sus familias de alguna manera oculta?
¿O los derrames de petroleo deciden no afectar sus costas privadas?
¿Hay alguien que tenga una respuesta coherente a este misterio de
autodestrucción en todos los ámbitos de la vida, en todos los
continentes, en todos los océanos?

ambiental

Ellos, los del Gobierno Mundial en las sombras, sufren las mismas tribulaciones,
las mismas enfermedades, comen la misma comida, los aquejan los mismos grados de
estrés y envejecen y mueren de la misma manera que todos nosotros. ¿Por qué los
más locos entre nosotros son precisamente los que están manejando el planeta?…

¿O quizás, es que no son humanos como nosotros?…

 

superduque

 

botongifcorazonplateado1

Contador

https://i2.wp.com/www.cuartopoder.es/deidayvuelta/files/2015/04/CABECERA_NO_TTIP.jpg

Firmar

Contra el T.T.I.P.

NO A LA LEY MORDAZA

descripción


Pacto de silencio

Nada hay cuidadosamente ocultado que no haya de revelarse
ni secreto que no llegue a saberse”. Evangelio de Lucas 12:2

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-IEs0RnpH1tTAWGTTgQFVcCw-H4u3z1BUsaeYYK5Rbf5-ubN0H0SA1WJbG*IHS82X1yO4JPf6KKLWE7kNPVQXE/3048069427_1_5_PKVDiQsN.gif

Primavera de 1981

Pacto de Silencio, libro citado en los sumarios del Juicio
del Síndrome Tóxico, denuncia y documenta que el aceite de
colza no pudo ser el causante de la intoxicación colectiva
del Síndrome Tóxico, y que muchos de los afectados podrían
estar curados si no se hubiera ocultado la verdadera causa
de la intoxicación.
La lectura de la sentencia hizo referencia al libro Pacto
de Silencio, afirmando de él que había sido patrocinado por
los abogados de la Defensa. Por esta falsa afirmación, Andreas
Faber-Kaiser expresó su intención a los medios de comunicación
de cursar la correspondiente denuncia contra el Tribunal.
Sirva este brevísimo guión para dar una idea fugaz de parte de
cuanto en el libro se aborda con rigor documental y profusión
de datos contrastados:
Los primeros casos se detectan a principios de mayo de 1981,
afectando rápidamente a un creciente n° de individuos.
El gobierno anuncia por T.V.E. que la culpa de todo la tiene una
partida de aceite de colza desnaturalizado, distribuido en
venta ambulante.
Otros investigadores siguen una pista distinta que tiene su
punto de partida en una combinación insecticida, concretamente
un combinado nematicida organotiofosforado que envenenó a las
más de 60.000 víctimas (más de 700 de ellas murieron) al consumir
éstas tomates de una determinada partida tratada con el aludido
insecticida.
Por lo menos desde finales de junio de 1981, el gobierno estaba
suficientemente informado de que no era posible que el aceite
fuera el causante de la epidemia. Meses más tarde, pero siempre
dentro del mismo año 1981, el Ministerio de Sanidad queda
ampliamente informado de la posibilidad de que determinado
insecticida organotiofosforado podría haber desencadenado
la nueva enfermedad.

Ocho meses después de aparecer el primer caso de síndrome tóxico,
un médico militar, el teniente coronel Luís Sánchez-Monje Montero,
envía al gobierno, al INSALUD, para que lo leyera el Dr. Luís
Valenciano, a la sazón Director General de la Salud Pública, un
informe en el que afirmaba que el origen de la grave enfermedad
radicaba en un veneno que bloqueaba la colinesterasa, y en que
explicaba como había que curar a los enfermos. Más adelante
definiría este veneno como un compuesto organofosforado. El doctor
Sánchez-Monje ya había curado para entonces particularmente a unos
cuantos afectados. Pero nadie reacciona en el I.N.S.A.L.U.D
ni en la Dirección general de la Salud Pública.
El Dr. Sánchez-Monje envía también un informe sobre sus evaluaciones
y curaciones a la publicación especializada «Tribuna Médica», que lo
reproduce en la página 8 de su número 937, correspondiente al 19 de
marzo de 1982. Nadie, ni desde el INSALUD ni desde el Ministerio de
Sanidad, se acercó a ver que más tenía que decir el único médico
español que había logrado salvar vidas y aliviar a enfermos de la
masiva intoxicación.

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif

Cuando el Ministerio de Sanidad todavía seguía dictando que el origen
de la enfermedad había que buscarla en un micoplasma, de transmisión
aérea, y de entrada en el organismo por vía respiratoria, el Dr.
Antonio Muro y Fernández Cavada, director en funciones del Hospital
del Rey en Madrid, ya afirmaba el 10 de mayo de 1981 —a los 10 días
de detectada la enfermedad— que eso era imposible, y que la vía de
transmisión era necesariamente —dadas la características de la
sintomatología— la digestiva. El 13 de mayo de 1981, desesperado por
que las altas instancias sanitarias del país hacían caso omiso de sus
indicaciones acerca de como había que llevar la investigación, se lanzó
a predecir nuevos focos de afectados: dado que había seguido la pista de
la enfermedad y había logrado dar con la red de distribución del producto
venenoso, notificó el 13 de mayo a los doctores Munuera y Cañada
—subdirector general de Programas de Sanidad— dónde exactamente iba a
aparecer nuevos casos de afectados al día siguiente, con especificación
de poblaciones y de calles. Al día siguiente, 14 de mayo, aparecieron
efectiva y puntualmente estos nuevos afectados, en las poblaciones y en
las calles indicadas por el Dr. Muro. Al día siguiente, 15 de mayo, un
telegrama del Ministerio de Sanidad ordenaba el cese fulminante del Dr.
Antonio Muro y Fernández-Cavada de su puesto de director en funciones
del Hospital del rey.

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif

Datos que indican que no pudo ser el aceite:
Uno de los pilares en los que basan su acusación quienes argumentan que
el origen del síndrome tóxico radica en el aceite de colza desnaturalizado,
es el hecho —dicen ellos— de que la enfermedad comienza a decaer desde el
momento en que deja de ser consumido el aceite sospechoso: el 10 de junio
de 1981 se anuncia por primera vez por TVE la posible relación de unos
aceites sospechosos con el origen de la enfermedad. El 17 de junio se da
la orden de retirada de estos aceites sospechosos. Y el 30 de junio de 1981
comienza la operación efectiva de canje de los mismos por aceite puro de oliva.
A partir de este día, según la tesis oficial, comienza a remitir la curva de
incidencia de entrada de nuevos enfermos en los hospitales. Pero esta opinión
oficial está falseada. Porque observando la curva real de dicha incidencia, la
enfermedad —el ingreso de nuevos enfermos en centros hospitalarios— decae
espontánea y verticalmente a partir del 30 de mayo, o sea un mes antes de que
a la gente se le quitara el aceite presuntamente tóxico.
Si fuera el aceite el causante ¿Como se explica la discriminación intrafamiliar?
¿Y la interfamiliar? Es sabido que el «garrafista» ha vendido a bloques enteros
de vecinos, y solamente han enfermado por ejemplo los del 2° A, los del 7° F y
los del 1° B, mientras que el resto permanecen sanos, a pesar de que las garrafas
se habían llenado en el mismo momento, del mismo tanque, y fueron vendidas el mismo
día.

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif

Resulta curioso que en Catalunya, a pesar de haberse comercializado aceite fraudulento,
que fue declarado como aceite tóxico, por una cantidad que superaba los 350.000 kilos,
y haberse vendido al público durante varios meses de 1981, no se tiene constancia de
la existencia de ningún afectado original de la zona catalana. Lo más sorprendente del
caso es que una de estas marcas, concretamente «El Olivo», fue también distribuida en
Castilla, sobretodo en Madrid capital y poblaciones limítrofes. Este aceite oriundo de
Catalunya, en donde no provocó ningún afectado, al ser consumido en Madrid provoca
automáticamente afectación.
«El nematicida fitosistémico Nemacur-10, prohibido en varios países por su alta
peligrosidad, e introducido en España por primera vez pocos meses antes de la
epidemia del síndrome tóxico, es un organotiofosforado del grupo fenamiphos (4-
[metiltio]-m-toliletil-isopropilamidofosfato) que, de no respetarse sus muy dilatados
intervalos de seguridad (mínimo de tres meses), se convierte dentro del fruto en un
fitometabolito derivado extraordinariamente agresivo -su toxicidad se potencia unas
700 (setecientas) veces- y cuya composición exacta parece ser alto secreto militar.
Las partes fundamentales de su molécula y su acción bloqueante irreversible de la
acetilcolinesterasa, explica extraordinariamente bien, pese a los desmentidos globales
de la OMS, la patogenia y cuadro clínico observados en el síndrome tóxico. Los tomates
contaminados son semiselectos de la variedad ‘lucy’, razón por la cual su consumo no ha
afectado a clases o zonas urbanas adineradas».

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif

Arsenal de guerra química

Aporto estas consideraciones porque se observa -cuando se analiza todo este asunto en
detalle- que el pacto de silencio que aquí salta a la vista, sólo puede justificarse
por la extrema gravedad de lo realmente ocurrido. Para ello conviene recordar que los
organofosforados se hallan en la base del moderno armamento químico como también
conviene recordar por qué se estaba demorando el acuerdo de desarme químico entre los
Estados Unidos y la Unión Soviética: la creación del arma química binaria hace
imposible cualquier tipo de control internacional, debido a que su producción puede
ser organizada secretamente incorporándola en cualquier empresa química privada.
Implica la experimentación con nuevos tipos de agentes químicos en la industria de
herbicidas, entre otras, existiendo la posibilidad de evitar las inspecciones en las
unidades y empresas que pertenezcan a sociedades privadas o multinacionales. Cabe
señalar que Nemacur y Oftanol son productos de la multinacional Bayer. Es importante
por lo tanto que al enjuiciar lo sucedido en España con el síndrome tóxico, se tenga
presente que la industria química privada multinacional ofrece la única posibilidad
de ensayo impune en el supuesto de un acuerdo internacional de suspensión de la
experimentación y almacenamiento de armamento químico.
Esto lo sabía perfectamente Juan José Rosón, al igual que cabe suponer lo saben
perfectamente el teniente general Emilio Alonso Manglano, el coronel Catalá y el
general Cassinello, por citar solamente a algunos conocedores del tema.

https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif

Andreas Faber-Kaiser, 1988

Andreas Faber-Kaiser “murió” en el hospital de
Can Ruti (Badalona) en 1994, victima del SIDA.
El siempre manifestó que el no incurria en ninguna
conducta de riesgo, y que esta enfermedad le fué
inoculada, tal vez, durante unas transfusiones de
sangre que realizó… dejando en el aire si tal vez fué
“eliminado” por tratar temas “delicados”.(Sida, Colza).

La ocultación de la verdadera causa del Síndrome
Tóxico impidió la curación de miles de españoles.

Podcast de Andreas Faber-Kaiser

“… El conocimiento último, se adquiere, se sublima y se comunica, en el silencio de la propia vida.”
https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif
https://i0.wp.com/api.ning.com/files/Ug-Ogup9PZ-g4MlCB8bdTCCYF1w7wLGlzBGU5kQ2WB8t*fTsR60Wu*hYBUp*yH9F7uWJoqPQYUobwka3loCLoyim3kW01bYY/adorno1imagen.jpeg.gif
fin
 

botongifcorazonplateado1

Contador

descripción

La Dictadura de la Democracia

https://i2.wp.com/www.cuartopoder.es/deidayvuelta/files/2015/04/CABECERA_NO_TTIP.jpg

Firmar

Contra el T.T.I.P.

NO A LA LEY MORDAZA

descripción


ADITIVOS ALIMENTARIOS

ADITIVOS ALIMENTARIOS

1. ¿Que son? Los aditivos son sustancias no nutritivas que se añaden en forma deliberada a loscomestibles y bebidas para hacerlos más suculentos, mejorar su apariencia, aroma,consistencia o propiedades de conservación. Como puede verse, tal definición contiene muchas sustancias que no tienen nada que ver con hacer al consumidor más sano, fuerte,juvenil o inteligente. En otras palabras, esto quiere decir que los aditivos confieren a loscomestibles colores, sabores y cualidades inexistentes en su estado original, orientado todo ello exclusivamente a aumentar las ventas.

¿Y la salud?...

En la comida moderna es lo que menos importa. La seducción de los aditivos La formación de las preferencias y gustos alimentarios comienza desde la edad mástemprana, y en el caso del ser humano, su apetito está desequilibrado debido a los aditivos. Sus antojos son de orden psicológico o emocional, y no está ya orientado por el instinto universal de los animales hacia los alimentos útiles. Desde la más tierna edad es la TV la que nos educa sobre lo que debemos o no comer, y las referencias suelen orientarse hacia los 10 comestibles que más se anuncian en las televisiones. En los menores, las promociones ylas figuritas plásticas de regalo resultan decisivos a la hora de comprar. En los adultos, influyen más el color y el sabor, la forma del envase y hasta los jingles publicitarios, que la lista de ingredientes que el producto pueda contener!.

Historia.

Los aditivos alimentarios tienen miles de años de antigüedad. El primer aditivo utilizado por el hombre fue la sal marina, tras descubrir que la carne salada y seca se conserva mucho tiempo. En el antiguo Egipto se usaron colores derivados de vegetales e insectos para mejorar el aspecto de la comida. En Mesoamérica se utilizó ampliamente el pigmento derivado de la cochinilla del nopal, en China se aplicó por primera vez la cualidad conservadora del azúcar para prevenir la descomposición de las frutas mediante jarabes y mermeladas. Sin embargo, nada hay comparable en la historia a los 6 mil aditivos que cotidianamente son utilizados en la alimentación moderna. En las últimas décadas ha habido una transformación tal en los productos alimenticios, que prácticamente 9 de cada 10 han sido procesados o contienen algún aditivo químico. Fórmulas y más fórmulas. No es circunstancial el que miles de sustancias químicas formen parte de innumerables fórmulas de alimentos y bebidas, aun cuando muchos ni siquiera aparezcan en la lista de ingredientes. Si duda de esto último, tenga la curiosidad de examinar con detenimiento la lista de ingredientes de las bolsas de papas fritas que se venden dondequiera. Por ningúnlado encontrará que las finas rodajas, que tan apetitosas se ven, proceden de papas rociadas unas 20 veces con pesticidas tóxicos durante su crecimiento, ni se le informará que una vez cosechadas, las papas fueron tratadas con antigerminativos dudosos como el alfanaftilacetato (para evitar los brotes prematuros); mucho menos se le advertirá que una vez cortadas en rodajas, fueron tratadas con un baño de sulfito de sodio y anhídridocarbónico para blanquearlas, después fueron fritas excesivamente en aceites industrializados que han hervido por horas o días (resultaba antieconómico o cambiarlos de continuo). Por último se salaron y se salpicaron con antioxidantes como el B H T, o el B H A, (para evitar que se hicieran rancias). Todo esto, sin contar con los aditivos que el aceite ya traía consigo. Una inofensiva bebida sin gas bajo la protección de los aditivos, alimentos y bebidas han perdido su poder nutricional y ganado en peligrosidad, pero nada más ilustrativo que examinar un ejemplo: el de una bebida de fruta sin gas. Las mamás con frecuencia prefieren que sus hijos la consuman en vez de los refrescos gaseosos; sin embargo, el problema no es el gas, sino la fórmula. En la inofensiva bebida sin gas, el principal ingredientes es agua azucarada (y no importa si envez de azúcar refinada contiene fructosa o glucosa como endulzante; ambas resultan igualmente indeseables). Tras el agua azucarada vienen el ácido cítrico, el citrato de sodio,la goma arábiga, los sabores y los colores artificiales; el ácido benzoico, los antioxidantes y un pequeño porcentaje (5 a 15%) de pulpa de fruta procesada. Con frecuencia se les incluye vitamina C, en su afán por aparentar que su producto es sano. Algunas marcas incluyen una pizca de cloruro estanoso, el cual además de ayudar a preservar la mezcla, le da un cierto sabor picante líquido, el cual es muy del gusto de los niños. Otras marcas agregan un aditivo mucilaginoso: la carboximetilcelulosa, que actúa como estabilizador y espesante, y aún cuando la bebida contiene poca fruta, aparenta tener mucha. Y junto con el cuerpo, la bebida gana toxicidad, ya que dicha sustancia escarcinógena (puede provocar cáncer) y mutagénica (inducir defectos congénitos). Como puede verse algunos aditivos son de temer. Entre ellos están también el ácido tánico, utilizado como clarificador en bebidas enlatadas y embotelladas (es carcinógeno); lagoma arábiga y los colorantes amarillos (que pueden desencadenar ataques de asma); ladulcina (sucril) que se emplea en algunas bebidas dietéticas (provoca muerte fetal en ratas de laboratorio), y el ácido benzoico, un conservador frecuente, inclusive en bebidassupuestamente saludables (provoca alergias). Algunos aditivos de uso común pueden causar daños y trastornos en el hígado, corazón, riñones y bazo en animales de experimentación, lo que no necesariamente significa que también ocasionen tales daños en el ser humano, sin embargo esto nos da una idea de supeligrosidad. Otros aditivos pueden ocasionar miocarditis, degeneración grasa del hígado,atrofia testicular y hasta reducción de la glucosa hepática en cuanto a aquellos aditivos quese desencadenan efectos agudos, pero otras sustancias tienden a acumularse en el organismo y a desencadenar con el tiempo intoxicaciones crónicas o daños irreversibles. Entre éstos se encuentran algunos carcinógenos, de los cuales hablaremos más extensamente.

Ni siquiera los gourmets o los catadores se salvan de estos riesgos. Un “buen” vino puede haber sufrido la acción de sustancias como el anhídrido sulfuroso, el sulfuro desodio, el sulfato de potasio, el ácido metatartártico, el ácido cítrico, la goma arábiga, lagelatina, los alginatos, y hasta la cola de pescado, pero quizás el lector sea aficionado al café y no a los vinos. Inclusive tal vez temeroso de los efectos de la cafeína, acostumbre consumir la variedad descafeinada. Si es así, le tengo malas noticias: uno de los disolventes utilizados para extraer la cafeína de muchas marcas de café instantáneo, llamadotricloroetileno (TCE), puede provocar cáncer. En pruebas de laboratorio, indujo tumoreshepáticos en el 30% de los animales expuestos a bajas dosis, y a más del 42% de losexpuestos a dosis mayores. Ninguna etiqueta comercial de café dice algo así como “libre deTCE”. Otro solvente similar: el cloruro de metileno, que pretendía sustituir al TCE, fuedeclarado carcinógeno, lo que nos lleva a pensar que debería sujetarse a pruebas similares atodos los demás solventes utilizados con el mismo fin. Mientras tanto, podemos concluir que tratando de eludir un riesgo, enfrentamos otro mayor; en este caso el café natural parece ser mucho más digno de confianza que el descafeinado. Consumiéndolo, quizásusted pierda el sueño, pero no algo más importante: la vida. La variedad existente de aditivos alimentarios es tan extensa como las propiedades quecomunican a los alimentos. Con el paso del tiempo se ha desarrollado una categoría paracada propiedad buscada. Así los hay para dar color (colorantes), dar sabor o intensificarlo(saborizantes), comunicar olores (aromatizantes), conservar estables las mezclas (emulsificantes), alargar la vida en mostrador y evitar la descomposición bacteriana (conservadores), endulzar (edulcorantes)conservar la humedad (humectantes), cominucardureza (endurecedores), dar sabor salado (saladores), dara ácido (acidulantes), dar sabor amargo (amargantes), estimular la formación de espuma (espumantes) o para impedirla (antiespumantes), aclarar líquidos (clarificantes), impedir o retrasar la oxidación (antioxidantes), impedir la solidificación (anticoagulantes), impedir que absorban humedad(antihigroscópicos), impedir que goteen (antiexudantes), comunicarles cuerpo (espesantes),restárselos (diluyentes), dar consistencia gelatinosa (gelificantes), impedir que los afectenlso metales que llevan disueltos (secuetrantes), y así indefinidamente. ¿En dónde se encuentran? La siguiente es una lista (parcial, por supuesto), de los aditivos voluntarios e involuntariosque es posible encontrar en alimentos y bebidas que ingerimos a diario. Los aditivos involuntarios, también peligrosos son aquellos que accidentalmente llegan a los comestibles (por ejemplo los residuos de antibióticos, pesticidas, hormonas sintéticas y metalespesados). Con la globalización, es posible que se encuentren algunos aditivos alimentariosdescritos con una “E” y un número, lo que significa que se está siguiendo la legislacióneuropea al respecto. El benzoato de sodio por ejemplo, se describe como E210, el nitrato de potasio como E252, y la tartrazina como “102.

4. Aceites comestibles: mono y diestearatos de glicerol, diacetilo, butilhidroxianisol (BHA) ybutilhidroxitoluteno (BHT).Bacalao y pescados secos: anhídrido sulforoso, nitrato de sodio, alquitrán (si es ahumado).Café instantáneo: alcohol propílico, ciclohexano, esencias 60-80. si es descafeinado:cloruro de metileno, dibromometano, dicloretileno (DCE y tricloroetileno (TCE).Carnes frescas: alkanato, papaína, asafétida, metilvioleta (de la tinta para marcar),antibióticos, pesticidas, hormonas sintéticas y metales pesados.Carnes frías: ácido cítrico, asafétida, almidones y sus derivados, fosfato de calcio, sulfatode sodio, , polifosfatos, fosfato de potasio, nitratos, nitritos, agar, lactoserum, gomas, gelosay enzimas proteolíticas.Cerveza: anhídrido sulfurosos, bisulfoto de potasio, sulfato de calcio, ácido clorhídrico,sulfato de magnesio, polimixin-B, taninos, colorantes, dextrina, enzimas proteolíticas ypolivinilpirrolidona (PVP).Chocolate: manteca de cacao procesada, glucosa, jarabe de maíz, sorbitol, etilen glicol,polioxietileno, carboximetil celulosa, vainilla, etilvainilla, colorantes, saborizantes,aromatizantes.Dulces y caramelos: ácidos cítrico y láctico, lactatos de calcio y sodio, ácido benzoico,benzoato de sodio, ácido sórbico, vaselina, almidones, sorbitán monolaureato, mannitol, glucosa, fructosa, jarabe de maíz, sucroglicéridos, cinamaldehido, óxido de calcio, propilénglicol, grasa vegetal hidrogenada, , óxido de titanio, gelosa, pectinas, alginatos, agar,carragenina, colorantes, saborizantes, aromatizantes, BHA y BHT.Embutidos: alginatos, almidones, bicarbonato de sodio, nitratos y nitritos.Galletas: mono y diglicéridos, alginato de sodio, propionato de calcio, ácido butírico,cinamaldehído, bromto de potasio, fosfato de aluminio, cloruro de aluminio, alumbre (más aluminio), cloramine-T, colorantes y saborizantes (para el relleno de galletas sándwich.Helados: dietilén glicol, carboximetil celulosa, alcohol polivinílico, agar, gelosa, alginatos,pectina, almidón, saborizantes y colorantes.Jugos de fruta (enlatados y embotellados): ácido benzoico, anhidrido sulfuroso,cinamaldehído, caseína, albúmina, taninos, glucosa, fructosa, carboximetil celulosa, dimetilpolisiloxano, cloruro estanoso, cola de pez, colorantes y saborizantes.Leche enlatada (evaporada o condensada): ácidos cítrico y láctico, óxido de calcio, clorurode calcio, fosfatos sódico y potásico, citratos alcalinos, glucosa, metales pesados,antibióticos, pesticidas, hormonas sintéticas.Leche pasteurizada: carbonato y bicarbonato de sodio, óxido de calcio, peróxido dehidrógeno, gomas, pectinas, antibióticos, pesticidas, hormonas sintéticas.Mantecas y grasas vegetales hidrogenadas: galeatos de propilo e isopropilo, galeatos deoctilo y dodecilo, antioxidantes, níquel.Mantequilla y margarina: ácido bórico, bicarbonato sódico, benzoato de sodio, nitrato desodio, estearil citrato, diacetilo, almidón, ácido nordihidroguayarético, citratomonoisopropílico, grasas hidrogenadas total o parcialmente, colorantes, BHA.Mariscos enlatados: ácido benzoico, benzoato de sodio, ácido cítrico, citratos,hezametilentetramina, colorantes, alquitrán (en los ahumados).Mermeladas: ácidos tartárico y benzoico, benzoatos, ácido cítrico, tartrato sódico ypotásico, dimetil polisiloxano, pectina, alginatos, agar, gelosa, gomas, metil celulosa,almidón, glucosa, jarabe de maíz, colorantes, saborizantes y aromatizantes.Mostaza: ácidos tartárico y cítrico, anhídrido sulfuroso, cúrcuma, colorantes.Pan (de dulce, de sal y de caja): mono y diglicéridos, bromato de potasio, nitrato de sodio.

5. fosfato de aluminio, alumbre (más aluminio), acetato de sodio, fosfato cálcico, cloramina-T, polioxietileno, colorantes, saborizantes (sólo unos cuantos de los más de 100 aditivosposibles).Pastelería: ácidos cítrico y tartárico, bitartrato de potasio, pectina, gomas, gelosa, almidón, glucosa, sorbitol, acetato de amilo, ácido benzoico, parafina, colorantes, saborizantes,aromatizantes. Pastelitos: mono y diglicéridos, sucroglicéridos, polioxietileno, pectina, gomas, almidones,glucosa, grasa vegetal hidrogenada, colorantes, antioxidantes.Polvos para gelatinas y flanes: dietilén glicol, lactato de calcio, ortofosfatos y pirofosfatosalcalinos, ácido fumárico, carragenina, colorantes y saborizantes.Quesos: ácidos málico, acético y pirolígneo, fosfatos, propionato y citrato de calcio,alumbre, alginato de sodio, cloramine-T, hipoclorito de sodio, carboximetil celulosa,peróxido de hidrógeno, parafina. Refrescos gaseosos: ácidos cítrico, láctico y sórbico, benzoato de sodio, citratos alcalinos,alginatos, cinalmadehído, sorbitán monolaureato, BHA, colorantes, saborizantes,aromatizantes, ácido fosfórico (en los de cola), cafeína (en los de cola), fructosa (enalgunos).Salchichas: lactosa, almidón modificado, papaína, fermentos lácticos, nitrato y nitrito desodio, benzoatos, colorantes.Sopas enlatadas: ácido cítrico, glutamato monosódico, fosfato de sodio dibásico,dimetilpolisiloxano, BHA, colorantes, saborizantes, aromatizantes (y sodio en exceso).yogurt comercial: ácidos sórbico, bórico, tímico y salicílico, fosfatos disódico y dipotásico,sorbatos alcalinos, alumbre, glucosa, alcohol etílico, enzimas, colorantes y saborizantes. Las “recomendaciones” de algunos de los integrantes de este desfile son: el ácidofosfórico de los refrescos de cola que favorece el desarrollo de la osteoporosis; el BHT(butilhidroxitolueno) que retarda el crecimiento de animales de laboratorio y aumenta losniveles de colesterol y triglicéridos); el glutamato monosódico (MSG) y el ácido benzoicopueden desencadenar fuertes reacciones alérgicas; el alumbre, el sulfato de aluminio ydemás compuestos de este metal son sospechoso de favorecer el desarrollo del mal deAlzheimer; los galatos (de propilo, de octilo, de dodecilo) a baja concentración) a baja concentración, ocasionan retraso del crecimiento en crías de ratas blancas, y a dosis mayores, les ocasionan la muerte en una semana; cierto colorante rojo (amaranto) provoca malformaciones fetales y cáncer; la eritrosina (otro colorante) ocasiona hemólisis (destrucción de los glóbulos rojos) en las ratas blancas y falla renal en el perro; los sulfitos favorecen el desarrollo de la mala flora intestinal, y destruyen vitaminas del complejo B; elhexano, el tricloretileno (TCE), los nitritos y muchos pesticidas, herbicidas y hormonas sintéticas son reconocidos carcinógenos; los alimentos irradiados pierden su contenido vitamínico.Un experimento escalofriante En Estados Unidos, unos tres mil de estos aditivos están incluidos en la llamada lista de productos “considerados seguros” (GRAS, por sus siglas en inglés). Para los procesadoresde alimentos, el hecho de que un aditivo esté comprendido en dicha lista es un justificanteindisputable para incluirlo en sus productos. Lo esgrimen como si se tratase de una declaración jurada por Dios, de que tales sustancias son inofensivas.

6. Hay que reconocer que dentro de esta gama de aditivos no todos son dañinos para el ser humano. También los hay “de dudosa reputación”; es decir, que se sospecha de ellos, perono se les ha podido comprobar nada (y esto ha sido motivo suficiente para que se sigancolando a nuestra comida). También los hay que en teoría son inocuos por ser sustancias naturalmente presentes en elcuerpo humano (ácido cítrico), ya por ser sustancias con valor nutritivo (fosfato de calcio) opor haberse usado durante décadas sin problemas (cúrcuma). Sin embargo, el organismo noreacciona igual a ellos cuando forma parte del metabolismo o del alimento, que cuando se reciben como derivados químicos en cantidades apreciables. Asimismo, no se toman en cuenta las posibles interacciones entre los distintos aditivos presentes en un alimento dado. Un ejemplo de ello lo vimos hace un momento, al ocuparnos de las papas fritas. Otro ejemplo es el de tres aditivos químicos que son usados por separado, resultan -en apariencia- inofensivos. Se trata del ciclamato sódico, elcolorante rojo # 2 y el monoestearato de polioxietileno. Un grupo de investigadoresnorteamericanos encabezados por el doctor Russell Howe quiso averiguar cuáles serían sus efectos si se les administraban a ratas blancas siguiendo dietas muy similares a las del ser humano (es decir, basadas en alimentos procesados y pobres en fibra dietética). Losresultados del estudio fueron sorprendentes. Cuando los tres aditivos se administraban por separado a los animales, prácticamente nohabía cambios. Cuando estos recibían dos de los aditivos juntos, su crecimiento disminuía y mostraban trastornos hepáticos y renales, y cuando fueron expuestos a los tres juntos, el 100 % de los animalitos falleció en menos de dos semanas. Hasta hora este tipo de interacciones en los alimentos destinados a consumo humano no se ha estudiado. Y el doctor Howe y su equipo se preguntan: ¿cuantos de nosotros y nuestros hijos hemos estadoexpuestos a riesgos similares o aun peores?. Nuestra salud futura, una incógnita. En el aspecto alimentario aún tenemos mucho que aprender de naciones como Rusia, Francia y Grecia. En Francia., por ejemplo. Los colorantes, saborizantes y aromatizantes están prohibidos. Rusia mantiene un estricto control sobre los aditivos alimentarios, no existen industrias de aditivos sintéticos y el estado sólo produce tres colorantes (naturales)autorizados. Francia, por su parte, sólo tiene siete colorantes autorizados; y Grecia, elcampeón en este campo, no tiene ninguno. Por ello no es de extrañar que la incidencia decáncer en Rusia está disminuyendo, en tanto que en otros países, incluido el nuestro, sigueaumentando. No creemos exagerado decir que la adición sistemática e incontrolada de sustancias extrañas a los alimentos puede modificar la evolución de la humanidad. Cómo y hasta qué grado, son incógnitas que sólo el tiempo puede resolver. Después de todo, resulta admirableque ya en la antigüedad, el historiador griego Estrabón se percatara de la influencia del serhumano. Comentaba: “Los pastores nórdicos, que se alimenta de leche, miel y queso, aventajan a todos los demás pueblos en el respeto a la justicia…”

7. COMO SOBREVIVIR A LOS ADITIVOS ALIMENTARIOS

• Conviértase en un lector de etiquetas. Si la lista de ingredientes de un comestible parece más bien la tarea de química de la preparatoria, no los consuma. • No todos los aditivos químicos aparecen en las etiquetas; por lo tanto, si quiere evitarlos del todo, procure no consumir alimentos industrializados. • Hay aditivos más peligrosos que otros. Evite en especial aquellos que favorezcan el desarrollo del cáncer (se detallan en el texto). • Una protección adicional contra el cáncer la proveen la vitamina E, el betacaroteno y el selenio. Asegúrese de ingerirlos en cantidad suficiente a través de complementos. • Si tiene propensión a asma o a las alergias, evite en especial el ácido benzoico y sus derivados, los benzoatos (son un ingrediente común de dulces, pastelitos y refrescos). • A veces no se es alérgico a determinado alimento, sino a los aditivos que contiene. Para verificar si esto último es cierto, pruebe a consumir ese alimento en su estado natural, o de diferentes marcas. • Algunos de los signos de alergia provocada por aditivos pueden ser cólicos, diarrea, urticaria, eccema, dolores de cabeza, goteo nasal, colitis ulcerativa, síndrome del colon irritable, fatiga crónica, depresión, asma. • Estas alergias se pueden manifestar en los niños bajo formas inusuales: hiperactividad, síndrome por déficit de la atención, somnolencia, ojos llorosos, hinchazón en la boca, labio inferior u orejas. • Los nitritos son carcinógenos declarados que han sido implicados en el origen de tumores en senos, útero y próstata. Su fuente más común son las carnes frías. • Las vitaminas adicionales a la alimentación a la alimentación resultan muy útiles para protegerse contra los efectos de los aditivos. La vitamina C, por ejemplo, neutraliza a nitratos y nitritos. • La fibra soluble exhibe una propiedad protectora muy útil; absorbe sustancias tóxicas como residuos de pesticidas, hormonas y antibióticos disminuyendo sus riesgos. La encuentra principalmente en frutas, verduras, granos integrales y en el polvo de psillium plantago. • Trate de reducir el consumo de grasa, tanto de la saturada (animal) como de la insaturada (vegetal). En general se concentran en sustancias químicas indeseables, como hormonas y pesticidas. • Evite los productos dietéticos, que generalmente sustituyen el exceso de calorías con aditivos químicos peligrosos. • No consuma el mismo producto durante mucho tiempo seguido. Varíe su alimentación y vaya rotando lo que come. De esa manera se evitan acumulaciones de un mismo aditivo. • Si ha detectado que algún alimento le cae mal, evítelo. Cuando nuestro aparato digestivo no tolera bien algún producto, algo está tratando de decirnos. • Cuanto más amplia sea la variedad de alimentos que come y más naturales sean éstos, menos oportunidades habrá de que desarrolle alergias. • Mantenga en excelente estado su flora intestinal, ya que los lactobacilos protegen contra sustancias tóxicas, en especial contra ciertos carcinógenos.
8. • Puede mejorar su flora intestinal con el yogurt casero (búlgaros), las bebidas lácteas fermentadas, o los lactobacilos acidófilos en forma de tabletas o cápsulas. • Si le tiene miedo a la osteoporosis, deje de tomar refrescos de cola. Esa podría ser la principal medida preventiva, pero no por ello deje de tomar calcio y vitamina D. • Si le inspira desconfianza la leche que toma, cambie a la leche de soya. Si no sabe prepararla, éste es un buen pretexto para aprender; su salud se lo agradecerá. • La soya y sus derivados (leche, tofu, okara, harina de soja, proteína de soya) son fuente de fitoestrógenos, sustancias que protegen contra la toxicidad de las hormonas sintéticas.Para poder desintoxicar su cuerpo de tantos aditivos que voluntariamente einvoluntariamente ha consumido siga la dieta depurativa y después en la medida de susposibilidades trate de llevar una dieta lo más sana posible.LISTA DE ADITIVOS QUE DEBEN EVITARSE Código europeo:E 100 a E 180: ColorantesE 209 a E 297: ConservantesE 300 a E 321: Antioxidantes E 322 a E 494: Emulgentes y estabilizantesE 420 a E 421: Edulcorantes. En España, además, se usa el código H, seguido o no de 4 cifras, para codificar los aditivos autorizados en España pero no codificados en la CE.

9. contienen aditivos Reacciones alérgicas en las Tartracina, Repostería, postres personas asmáticas o que colorante instantáneos, E 102 toleran mal la aspirina. nitrogenado caramelos, salchichas, Picazón, rinitis, trastornos del amarillo embutidos, salazones sueño en los niños. Caramelo puro, ningún Coca cola, vinagre inconveniente. Con sulfito de (caramelo con sulfito amonio: problemas Caramelo, de amonio), whisky, intestinales. Con amoníaco:E 150 colorante de color cervezas oscuras disminución de los glóbulos pardo (caramelo con blancos en la rata. amoníaco) Cuidado: las etiquetas no llevan ninguna indicación. Cataxantina, Mantequilla, quesos, Manchas en la retina, colorante naranja sopas, embutidos, trastornos de la visión, natural (extracto deE 161 G dulces, mermeladas, sensibilidad a la luz fuerte, champiñones y píldoras para mala adaptación a la plumas del broncearse disminución de luminosidad. flamencto rosado) Caramelos, Reacción con los nitritos, mermeladasvinos podría ser mutágenoE 200 y Acido sórbico blancos dulces, (investigaciones japonesas).derivados 201 a (bayas de serbal y castañas, salsas para Hasta ahorita considerado 203 síntesis química) postres, yogures y neutro para el organismo quesos secos humano. Irritaciones gástricas, fatiga el hígado encargado deE 210 y Sodas, hueva de Ácido benzoico eliminarla. Trastornosderivados 211 a pescado, caviar, (natural o sintético) neurológicos cuadno va217 y 219 margarinas acompañado del E 222 (sulfito ácido de sodio) Mantequilla, sidra, Irritaciones gástricas. Deben Anhídrido sulfuroso mermeladas, blanqueo evitarse los enfermos del (combustión deE 220 a 227 de los filetes de hígado y riñones, y lso azufre o de yeso y bacalao, vino, vinagre, asmáticos: destrucción de la sulfitos) mostaza, frutos secos vitamina B1. Tratamiento de la El difenil y sus derivados difenil (por cáscara de los cítricos atraviezan la corteza de laE 230 a 232 calentamiento del (debe indicarse fruta. Náuseas, vómitos, benceno) obligatoriamente al irrritación de los ojos. momento de venderse)E 249 a 252 Nitrito de potasio y Carnes cocidas, Al entrar a la sangre, los otros nitritos salazones, carnes nitritos pueden modificar la hemoglobina, produciendo anemia y mareos. En el estómago, los nitritos reaccionan sobre las aminas, ahumadas, embutidos produciendo nitrosaminas, virtualmente cancerígenas. Hay que compensarlo mediante vitaminas A, C y E. Ascorbato de calcio Puede originar cálculos Salazones, alimentosE 302 (vitamina C renales en las personas para animales sintética) propensas a ellos. Irritaciones gástricas en lso asmáticos y personas sensibles a la aspirina. Purés en copos, platos Galato de propilo Prohibidos en lso alimentos preparados, aceitesE 310 a 312 (antioxidante para bebés y niños de corta vegetales, materias sintético) edad. El E 311 podría actuar grasas, galletas en la formación de tumores (Laboratorio de Investigación en las Ciencias del Consumo) Purés en copos, platos preparados, Muy sospechosos. Actuarían margarinas, Antioxidantes BHA en el metabolismo energético E 320 y 321 cacahuates salados, y BHT y lipídico, del hígado, de la cereales para el coagulación sangínea. desayuno (no biológicos) Tienen que ser muy puros para no producir efectos secundarios: fenómenos de Natillas, cremas descalcificación, colitis Carragenatos (algasE 407 instantáneas, leches ulcerantes, tumores del colon rojas) aromatizadas y del recto en diversos animales de laboratorio. Preferir los productos con E 406 (agar-agar). “Síndrome de la cocina china”: rigidez de los Glutamato músculos de la mandíbula y monosódico (sal Sopas envasadas, del cuello, náuseas,E 621 sódica del ácido preparados exóticos, palpitaciones, mareos, glutámico, códico E salsas para raviolis destrucción de células 620) cerebrales en la rata y el macaco.

Lista de aditivos en los alimentos 2013
¡Atención con lo que comes!

NÚMERO

NOMBRE

FUNCIÓN

TOXICIDAD

E-100

Curcumina

Colorante

INOFENSIVO

E-101

Lactoflavina

Colorante

INOFENSIVO

E-102

Tartracina

Colorante

EVITAR

E-103

Crisoína S

Colorante

EVITAR

E-104

Amarillo de quinoleína

Colorante

EVITAR

E-105

Amarillo sólido

Colorante

EVITAR

E-106

Fosfato de lactoflavina

Colorante

INOFENSIVO

E-107

Amarillo 2G

Colorante

EVITAR

E-110

Amarillo ocaso FCF

Colorante

EVITAR

E-111

Naranja GN

Colorante

EVITAR

E-120

Cochinilla (ácido carmínico)

Colorante

EVITAR

E-121

Orcilla

Colorante

EVITAR

E-122

Azorrubina (carmoisina)

Colorante

EVITAR

E-123

Amaranto

Colorante

EVITAR

E-124

Ponceau 4R (rojo cochinilla A)

Colorante

EVITAR

E-125

Escarlata GN

Colorante

EVITAR

E-126

Ponceau 6R

Colorante

EVITAR

E-127

Eritrosina

Colorante

EVITAR

E-128

Rojo 2G

Colorante

EVITAR

E-129

Rojo allura AC

Colorante

EVITAR

E-130

Azul de antraquinona

Colorante

EVITAR

E-131

Azul patente V

Colorante

EVITAR

E-132

Indigotina (carmín índigo)

Colorante

EVITAR

E-133

Azul brillante FCF

Colorante

EVITAR

E-140

Clorofila A y B

Colorante

INOFENSIVO

E-141

Complejos cúpricos de clorofilas y clorofilinas

Colorante

PRECAUCIÓN

E-142

Verde ácido brillante

Colorante

EVITAR

E-150

Caramelo

Colorante

EVITAR

E-151

Negro brillante BN

Colorante

EVITAR

E-152

Negro 7984

Colorante

EVITAR

E-153

Carbón vegetal medicinal

Colorante

PRECAUCIÓN

E-154

Marrón FK

Colorante

EVITAR

E-155

Marrón chocolate HT

Colorante

EVITAR

E-160a

Carotenoides

Colorante

INOFENSIVO

E-160b

Annatto, bixina, norbixina

Colorante

INOFENSIVO

E-160c

Extracto de pimiento (paprika)

Colorante

INOFENSIVO

E-160d

Licopeno

Colorante

INOFENSIVO

E-160e

Beta-apocarotenal

Colorante

INOFENSIVO

E-160f

Ester etílico ácido beta-apocarotenoico

Colorante

INOFENSIVO

E-161

Xantofilas

Colorante

INOFENSIVO

E-161a

Flavoxantina

Colorante

PRECAUCIÓN

E-161b

Luteína

Colorante

PRECAUCIÓN

E-161c

Criptoxantina

Colorante

PRECAUCIÓN

E-161g

Cantaxantina

Colorante

EVITAR

E-162

Rojo remolacha (betanina)

Colorante

INOFENSIVO

E-163

Antocianinas

Colorante

INOFENSIVO

E-170

Carbonato de calcio

Colorante

INOFENSIVO

E-171

Bióxido de titanio

Colorante

EVITAR

E-172

Óxidos e hidróxidos de hierro

Colorante

INOFENSIVO

E-173

Aluminio

Colorante

EVITAR

E-174

Plata

Colorante

EVITAR

E-175

Oro

Colorante

EVITAR

E-180

Pigmento rubí (Litolrubina BK)

Colorante

EVITAR

E-181

Tierra sombra quemada

Colorante

EVITAR

E-200

Ácido sórbico

Conservante

INOFENSIVO

E-201

Sorbato de sodio

Conservante

INOFENSIVO

E-202

Sorbato de potasio

Conservante

INOFENSIVO

E-203

Sorbato de calcio

Conservante

INOFENSIVO

E-210

Ácido benzoico

Conservante

EVITAR

E-211

Benzoato sódico

Conservante

EVITAR

E-212

Benzoato de potasio

Conservante

EVITAR

E-213

Benzoato de calcio

Conservante

EVITAR

E-214

Etil P-hidroxibenzoato

Conservante

EVITAR

E-215

Etil P-hidroxibenzoato de sodio

Conservante

EVITAR

E-216

Propil P-hidroxibenzoato

Conservante

EVITAR

E-217

Propil P-hidroxibenzoato de sodio

Conservante

EVITAR

E-218

Metil P-hidroxibenzoato

Conservante

EVITAR

E-219

Metil P-hidroxibenzoato de sodio

Conservante

EVITAR

E-220

Dióxido de azufre

Conservante

EVITAR

E-221

Sulfito sódico

Conservante

EVITAR

E-222

Sulfito ácido de sodio

Conservante

EVITAR

E-223

Metabisulfito sódico

Conservante

EVITAR

E-224

Metabisulfito potásico

Conservante

EVITAR

E-225

Sulfito potásico

Conservante

EVITAR

E-226

Sulfito cálcico

Conservante

EVITAR

E-227

Sulfito ácido de calcio

Conservante

EVITAR

E-228

Sulfito ácido de potasio

Conservante

EVITAR

E-230

Difenilo (bifenilo)

Conservante

EVITAR

E-231

Ortofenil fenol

Conservante

EVITAR

E-232

Ortofenil fenolato sódico

Conservante

EVITAR

E-233

Tiabendazol

Conservante

EVITAR

E-234

Nisina

Antibiótico

PRECAUCIÓN

E-235

Pimaricina (natamicina)

Antibiótico

PRECAUCIÓN

E-236

Ácido fórmico

Conservante

EVITAR

E-237

Formiato de sodio

Conservante

EVITAR

E-238

Formiato de calcio

Conservante

EVITAR

E-239

Hexametilentetramina

Conservante

EVITAR

E-240

Ácido bórico

Conservante

EVITAR

E-241

Tetraborato de sodio

Conservante

EVITAR

E-242

Dimetil dicarbonato

Conservante

EVITAR

E-249

Nitrito de potasio

Conservante

EVITAR

E-250

Nitrito de sodio

Conservante

EVITAR

E-251

Nitrato de sodio

Conservante

EVITAR

E-252

Nitrato de potasio

Conservante

EVITAR

E-260

Ácido acético

Conservante

INOFENSIVO

E-261

Acetato de potasio

Conservante

INOFENSIVO

E-262

Acetato de sodio

Conservante

INOFENSIVO

E-263

Acetato de calcio

Conservante

INOFENSIVO

E-264

Acetato de amonio

Conservante

PRECAUCIÓN

E-270

Ácido láctico

Conservante

INOFENSIVO

E-280

Ácido propiónico

Conservante

INOFENSIVO

E-281

Propionato de sodio

Conservante

INOFENSIVO

E-282

Propionato de calcio

Conservante

INOFENSIVO

E-283

Propionato de potasio

Conservante

INOFENSIVO

E-284

Ácido bórico

Conservante

EVITAR

E-285

Tetraborato de sodio (bórax)

Conservante

EVITAR

E-290

Anhídrido carbónico

Acidulante

INOFENSIVO

E-296

Ácido málico

Acidulante

EVITAR

E-297

Ácido fumárico

Acidulante

INOFENSIVO

E-300

Ácido ascórbico

Antioxidante

INOFENSIVO

E-301

Ascorbato de sodio

Antioxidante

INOFENSIVO

E-302

Ascorbato de calcio

Antioxidante

INOFENSIVO

E-303

Diacetato de ascorbilo

Antioxidante

INOFENSIVO

E-304

Palmitato de ascorbilo

Antioxidante

INOFENSIVO

E-306

Extractos naturales ricos en tocoferol

Antioxidante

INOFENSIVO

E-307

Alfa-tocoferol

Antioxidante

INOFENSIVO

E-308

Gama-tocoferol

Antioxidante

INOFENSIVO

E-309

Delta-tocoferol

Antioxidante

INOFENSIVO

E-310

Galato de propilo

Antioxidante

EVITAR

E-311

Galato de octilo

Antioxidante

EVITAR

E-312

Galato de dodecilo

Antioxidante

EVITAR

E-315

Ácido eritórbico

Antioxidante

PRECAUCIÓN

E-316

Eritorbato sódico

Antioxidante

PRECAUCIÓN

E-320

Butilhidroxianisol BHA

Antioxidante

EVITAR

E-321

Butilhidroxitolueno BHT

Antioxidante

EVITAR

E-322

Lecitina

Emulsionante

INOFENSIVO

E-325

Lactato sódico

Antioxidante

INOFENSIVO

E-326

Lactato potásico

Antioxidante

INOFENSIVO

E-327

Lactato cálcico

Antioxidante

INOFENSIVO

E-330

Ácido cítrico

Acidulante

INOFENSIVO

E-331

Citratos de sodio

Acidulante

INOFENSIVO

E-332

Citratos de potasio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-333

Citratos de calcio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-334

Ácido tartárico

Acidulante

INOFENSIVO

E-335

Tartrato de sodio

Acidulante

INOFENSIVO

E-336

Tartrato de potasio

Acidulante

INOFENSIVO

E-337

Tartrato doble de sodio y potasio

Acidulante

INOFENSIVO

E-338

Ácido ortofosfórico

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-339

Ortofosfatos de sodio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-340

Ortofosfatos de potasio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-341

Ortofosfatos de calcio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-342

Ortofosfatos de amonio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-343

Ortofosfatos de magnesio

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-350

Malatos de sodio

Acidulante

INOFENSIVO

E-351

Malatos de potasio

Acidulante

INOFENSIVO

E-352

Malatos de calcio

Acidulante

INOFENSIVO

E-353

Ácido metatartárico

Acidulante

INOFENSIVO

E-354

Tartrato cálcico

Acidulante

INOFENSIVO

E-356

Adipato sódico

Acidulante

INOFENSIVO

E-357

Adipato potásico

Acidulante

INOFENSIVO

E-363

Ácido succínico

Acidulante

PRECAUCIÓN

E-370

Heptonolactona

Acidulante

EVITAR

E-375

Ácido nicotínico

Acidulante

EVITAR

E-380

Citrato triamónico

Acidulante

EVITAR

E-385

Etilenodiamino tetracetato cálcico disódico

Antioxidante

EVITAR

E-400

Ácido algínico

Espesante

INOFENSIVO

E-401

Alginato sódico

Espesante

INOFENSIVO

E-402

Alginato potásico

Espesante

INOFENSIVO

E-403

Alginato amónico

Espesante

INOFENSIVO

E-404

Alginato cálcico

Espesante

INOFENSIVO

E-405

Alginato de propilenglicol

Espesante

PRECAUCIÓN

E-406

Agar-agar

Espesante

INOFENSIVO

E-407

Carragenanos

Espesante

EVITAR

E-407a

Algas euchema procesadas

Espesante

EVITAR

E-410

Goma garrofín o algarrobo

Espesante

INOFENSIVO

E-412

Goma guar

Espesante

INOFENSIVO

E-413

Goma tragacanto o aldragante

Espesante

INOFENSIVO

E-414

Goma arábiga

Espesante

INOFENSIVO

E-415

Goma xantana

Espesante

PRECAUCIÓN

E-416

Goma karaya

Espesante

PRECAUCIÓN

E-417

Goma tara

Espesante

INOFENSIVO

E-418

Goma gellan

Espesante

INOFENSIVO

E-420

Sorbitol

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-425

Goma de konjac

Espesante

INOFENSIVO

E-430

Estearato polioxietileno 8

Estabilizador

EVITAR

E-431

Estearato polioxietileno 40

Estabilizador

EVITAR

E-432

Monolaurato de sorbitán polioxietilenado. Polisorbato 20

Estabilizador

EVITAR

E-433

Monooleato de sorbitán polioxietilenado. Polisorbato 80

Estabilizador

EVITAR

E-434

Monopalmitato de sorbitán polioxietilenado. Polisorbato 40

Estabilizador

EVITAR

E-435

Monoestearato de sorbitán polioxietilenado. Polisorbato 60

Estabilizador

EVITAR

E-436

Triestearato de sorbitán polioxietilenado. Polisorbato 65

Estabilizador

EVITAR

E-440a

Pectinas

Espesante

INOFENSIVO

E-440b

Pectinas amidadas

Espesante

INOFENSIVO

E-441

Gelatina (ver vídeo)

Espesante

EVITAR

E-442

Fosfátidos de amonio

Emulsionante

PRECAUCIÓN

E-444

Acetato isobutirato de sacarosa

Emulsionante

PRECAUCIÓN

E-445

Ésteres glicéridos de colofonia de madera

Estabilizador

INOFENSIVO

E-450a

Difosfatos disódicos pirofosfatos

Estabilizador

EVITAR

E-450b

Difosfato trisódico tetrasódico tetrapotásico dicálcico

Estabilizador

EVITAR

E-451

Trifosfato de pentasodio o de pentapotasio

Estabilizador

EVITAR

E-452

Polifosfato de sodio o de potasio

Estabilizador

EVITAR

E-459

Beta-ciclodextrina

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-460

Celulosa microcristalina

Emulsionante

EVITAR

E-461

Metilcelulosa

Emulsionante

EVITAR

E-463

Hidroxipropilcelulosa

Emulsionante

EVITAR

E-464

Hidroxipropilmetilcelulosa

Emulsionante

EVITAR

E-465

Etilmetilcelulosa

Emulsionante

EVITAR

E-466

Carboximetilcelulosa de sodio

Emulsionante

EVITAR

E-468

Carboximetilcelulosa de sodio reticulada

Emulsionante

EVITAR

E-469

Carboximetilcelulosa de sodio hidrolizada enzimáticamente

Emulsionante

EVITAR

E-470a

Sales de sodio, potasio y calcio de los ácidos grasos

Emulsionante

INOFENSIVO

E-470b

Sales de magnesio de los ácidos grasos

Emulsionante

INOFENSIVO

E-471

Mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472a

Ésteres acéticos de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472b

Ésteres lácticos de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472c

Ésteres cítricos de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472d

Ésteres tartáricos de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472e

Ésteres monoacetiltartárico y diacetiltartárico de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-472f

Ésteres mixtos acéticos y tartáricos de los mono y diglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-473

Sucroésteres de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-474

Sucroglicéridos

Emulsionante

EVITAR

E-475

Ésteres poliglicéridos de los ácidos grasos

Emulsionante

PRECAUCIÓN

E-476

Polirricinoleato de poliglicerol

Emulsionante

PRECAUCIÓN

E-477

Ésteres de propilenglicol de los ácidos grasos

Emulsionante

EVITAR

E-479b

Aceite de soja oxidado

Emulsionante

EVITAR

E-481

Estearoil-2-lactilato sódico

Emulsionante

INOFENSIVO

E-482

Estearoil-2-lactilato cálcico

Emulsionante

INOFENSIVO

E-483

Tartrato de estearilo

Emulsionante

INOFENSIVO

E-491

Monoestearato de sorbitán

Emulsionante

EVITAR

E-492

Triestearato de sorbitán

Emulsionante

EVITAR

E-494

Monooleato de sorbitán

Emulsionante

EVITAR

E-495

Monopalmitato de sorbitán

Emulsionante

EVITAR

E-496

Polietilenglicol 6000

Disolvente

EVITAR

E-500

Carbonato de sodio

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-501

Carbonato de potasio

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-503

Carbonato de amonio

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-504

Carbonato de magnesio

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-507

Ácido clorhídrico

Acidulante

EVITAR

E-508

Cloruro de potasio

Potenciador

EVITAR

E-509

Cloruro de calcio

Estabilizador

EVITAR

E-510

Cloruro de amonio

Emulsionante

EVITAR

E-511

Cloruro de magnesio

Estabilizador

EVITAR

E-512

Cloruro de estaño

Estabilizador

EVITAR

E-513

Ácido sulfúrico

Acidulante

EVITAR

E-514

Sulfato de sodio

Estabilizador

EVITAR

E-516

Sulfato de calcio

Estabilizador

EVITAR

E-517

Sulfato de amonio

Estabilizador

EVITAR

E-518

Sulfato de magnesio

Estabilizador

EVITAR

E-520

Sulfato de aluminio

Estabilizador

EVITAR

E-521

Sulfato sódico de aluminio

Estabilizador

EVITAR

E-522

Sulfato potásico de aluminio

Estabilizador

EVITAR

E-523

Sulfato amónico de aluminio

Estabilizador

EVITAR

E-524

Hidróxido de sodio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-525

Hidróxido de potasio

Estabilizador

EVITAR

E-526

Hidróxido de calcio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-527

Hidróxido de amonio

Estabilizador

EVITAR

E-528

Hidróxido de magnesio

Estabilizador

INOFENSIVO

E-529

Óxido de calcio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-530

Óxido de magnesio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-535

Ferrocianuro de sodio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-536

Ferrocianuro de potasio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-538

Ferrocianuro de calcio

Estabilizador

PRECAUCIÓN

E-541

Fosfato ácido de sodio y aluminio

Emulsionante

EVITAR

E-542

Fosfato de huesos

Emulsionante

EVITAR

E-544

Polifosfatos de calcio

Emulsionante

EVITAR

E-545

Polifosfatos de amonio

Emulsionante

EVITAR

E-551

Óxido de silicio

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-552

Silicato de calcio

Antiaglomerante

EVITAR

E-553a

Silicato de magnesio

Antiaglomerante

EVITAR

E-553b

Talco

Antiaglomerante

EVITAR

E-554

Silicato de sodio y aluminio

Antiaglomerante

EVITAR

E-555

Silicato de potasio y aluminio

Antiaglomerante

EVITAR

E-556

Silicato de calcio y aluminio

Antiaglomerante

EVITAR

E-558

Bentonita

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-559

Silicato de aluminio (Caolín)

Antiaglomerante

PRECAUCIÓN

E-570

Ácidos grasos

Antiaglomerante

INOFENSIVO

E-572

Estearato de magnesio

Antiaglomerante

PRECAUCIÓN

E-574

Ácido glucónico

Estabilizador

INOFENSIVO

E-575

Glucono delta lactona

Estabilizador

INOFENSIVO

E-576

Gluconato sódico

Estabilizador

INOFENSIVO

E-577

Gluconato potásico

Estabilizador

INOFENSIVO

E-578

Gluconato cálcico

Estabilizador

INOFENSIVO

E-579

Gluconato ferroso

Estabilizador

INOFENSIVO

E-585

Lactato ferroso

Estabilizador

INOFENSIVO

E-620

Ácido L-glutámico

Potenciador

EVITAR

E-621

Glutamato monosódico

Potenciador

EVITAR

E-622

Glutamato monopotásico

Potenciador

EVITAR

E-623

Glutamato cálcico

Potenciador

EVITAR

E-624

Glutamato amónico

Potenciador

EVITAR

E-625

Glutamato magnésico

Potenciador

EVITAR

E-626

Ácido guanílico

Potenciador

PRECAUCIÓN

E-627

Guanilato sódico

Potenciador

EVITAR

E-628

Guanilato dipotásico

Potenciador

EVITAR

E-629

Guanilato cálcico

Potenciador

EVITAR

E-630

Ácido inosínico

Potenciador

EVITAR

E-631

Inosinato sódico

Potenciador

EVITAR

E-632

Inosinato dipotásico

Potenciador

EVITAR

E-633

Inosinato cálcico

Potenciador

EVITAR

E-634

Ribonucleótidos cálcicos

Potenciador

EVITAR

E-635

Ribonucleótidos disódicos

Potenciador

EVITAR

E-636

Maltol

Potenciador

EVITAR

E-637

Etilmaltol

Potenciador

EVITAR

E-640

Glicina y glicinato sódico

Potenciador

EVITAR

E-650

Acetato de zinc

Potenciador

PRECAUCIÓN

E-900

Dimetilpolisiloxano

Revestimiento

EVITAR

E-901

Cera de abejas

Revestimiento

INOFENSIVO

E-902

Cera candelilla

Revestimiento

INOFENSIVO

E-903

Cera carnauba

Revestimiento

INOFENSIVO

E-904

Goma laca (Shellac)

Revestimiento

PRECAUCIÓN

E-905

Cera microcristalina

Revestimiento

EVITAR

E-907

Poli-L-deceno hidrogenado

Revestimiento

EVITAR

E-912

Ésteres del ácido montánico

Revestimiento

PRECAUCIÓN

E-913

Lanolina

Revestimiento

PRECAUCIÓN

E-914

Cera polietileno oxidada

Revestimiento

EVITAR

E-920

L-Cisteína

Estabilizador

INOFENSIVO

E-927a

Azodicarbonamida

Oxidante

EVITAR

E-927b

Carbamida

Estabilizador

INOFENSIVO

E-938

Argón

Gases

INOFENSIVO

E-939

Helio

Gases

INOFENSIVO

E-941

Nitrógeno

Gases

INOFENSIVO

E-942

Óxido nitroso

Gases

INOFENSIVO

E-943a

Butano

Gases

PRECAUCIÓN

E-943b

Isobutano

Gases

PRECAUCIÓN

E-944

Propano

Gases

PRECAUCIÓN

E-948

Oxígeno

Gases

INOFENSIVO

E-949

Hidrógeno

Gases

INOFENSIVO

E-950

Acesulfamo K

Edulcorante

EVITAR

E-951

Aspartamo

Edulcorante

EVITAR

E-952

Ciclamato

Edulcorante

EVITAR

E-953

Isomaltosa

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-954

Sacarina

Edulcorante

EVITAR

E-955

Sucralosa

Edulcorante

EVITAR

E-957

Taumatina

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-959

Neohesperidina DC

Edulcorante

INOFENSIVO

E-965i

Maltitol

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-965ii

Jarabe de Maltitol

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-966

Lactitol

Edulcorante

PRECAUCIÓN

E-967

Xilitol

Edulcorante

EVITAR

E-999

Extracto de Quilaya

Espumante

PRECAUCIÓN

E-1100

Amilasa

Enzima

PRECAUCIÓN

E-1103

Invertasa

Enzima

INOFENSIVO

E-1105

Lisozima

Conservante

PRECAUCIÓN

E-1200

Polidextrosa

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1201

Polivinilpirrolidona

Clarificante

EVITAR

E-1202

Polivinilpolipirrolidona

Clarificante

EVITAR

E-1404

Almidón oxidado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1410

Fosfato de monoalmidón

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1412

Fosfato de dialmidón

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1413

Fosfato dialmidón fosfatado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1414

Fosfato dialmidón acetilado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1420

Almidón acetilado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1422

Adipato dialmidón acetilado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1440

Hidroxipropil almidón

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1442

Fosfato dialmidón hidroxipropilado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1450

Octenil succinato sódico

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1451

Almidón oxidado acetilado

Espesante

PRECAUCIÓN

E-1505

Citrato de trietilo

Disolvente

EVITAR

E-1517

Diacetato de glicerilo

Disolvente

EVITAR

E-1518

Triacetato de glicerilo

Disolvente

EVITAR

E-1519

Alcohol bencílico

Disolvente

PRECAUCIÓN

E-1520

Propilenglicol

Disolvente

EVITAR

fin

®

superduque

superduque