Mi patria es todo el mundo.

El negocio de la fe

El negocio de la fe
Vida ántes de la vida es igual que muerte ántes de la muerte.

Según las sagradas escrituras En la Biblia, la palabra alma traduce el término hebreo néfesch y el griego psykjé. El término hebreo puede significar literalmente “criatura que respira”, y el griego suele transmitir la idea de “ser vivo”, “persona, individuo”. * Por tanto, puede decirse que el alma se refiere al propio ser, a la criatura o la persona en su totalidad; no a algo que tengamos en nuestro interior y sobreviva a la muerte del cuerpo.
El alma ciertamente puede morir. Decenas de pasajes bíblicos así lo demuestran. He aquí algunos ejemplos.
La Biblia dice: “El alma que peque, ésa morirá” (Ezequiel 18:4, 20, La Biblia de las Américas).
Refiriéndose al castigo que le esperaba al israelita que cometiera alguna de las ofensas más graves, la Ley decía: “Aquella alma será cortada”, o “tajada” (Éxodo 12:15, 19; 31:14, Reina-Valera, 1909; Levítico 7:20, 21, 27, Biblia de Ferrara). En Levítico 19:8, La Biblia de las familias católicas describe el mismo castigo con estas palabras: “Aquella alma perecerá”.

A lo largo de la historia, el hombre ha manifestado en multitud de formas su repugnancia a la idea de extinción total de la conciencia que implica la muerte.

No es ningún secreto que la supervivencia en el más allá ha sido el motor y fundamento de la mayoría de las religiones.
Sin embargo, no deja de ser curioso que en ciertas culturas no haya existido tal expectación de inmortalidad, o por lo menos, de supervivencia post mortem. Así, por ejemplo, los hebreos inicialmente no incluían en su doctrina la creencia en un alma inmortal. Sola­mente después de su estancia en Egipto, surge en ellos el concepto de la inmortalidad. A pesar de esto, ciertas sectas judías, como la de los saduceos, rechazaban la existencia de un alma eterna ya por la época de Jesucristo.
La mayor parte de las religiones modernas postulan la inmortalidad del alma como una cuestión de fe, y la evidencia que presentan al respecto se basa siem­pre en manifestaciones abiertamente milagrosas o sobrenaturales. No obstante, ha surgido un grupo, cuyas ideas han alcanzada cierta difusión en los últimos diez años, que afirma poseer pruebas científicas de que existe la supervivencia conciente del individuo después del momento de la muerte.
Este grupo, que cuenta con el apoyo oficial de la revista Reader’s Digest, ha iniciado un movimiento casi místico con fuertes tintes seudocientíficos. Su iniciador fue Raymond Moody, norteamericano que, en 1975, lanzó su éxito de librería denominado Vida después de la vida.

Moody, quien es médico siquiatra, basa sus hipótesis en la descripción de las experiencias de un gran número de casos de pacientes que han sufrido la llama­da muerte clínica al ser sometidos a operaciones quirúrgicas o al haber sido víctimas de accidentes o traumatismos.
Moody describe una experiencia mortal típica como sigue: En el momento de mayor incomodidad el paciente, semiinconsciente, escucha que el médico lo decla­ra muerto. A continuación percibe un molesto y fuerte zumbido y se siente absorbido y arrastrado a lo largo de un profundo túnel.
Es entonces que se da cuenta que posé un nuevo cuerpo, con poderes muy distintos, y que puede ver a su antiguo cuerpo yaciendo en el lecho, rodeado del equipo médico de resucitación. Su punto de vista está muy por encima y alejado de su ya inminente cadáver. Puede observar a sus parientes y amigos fallecidos y se encuentra con un ser muy luminoso, un espíritu “cálido” y amable el cual le ayuda a rememorar, en forma instantánea, los acontecimientos de su vida pasada. Se apodera de él una sensación de sapiencia total… la sabiduría de siglos. Finalmente, alcanza una barrera, en la que, contra su voluntad, se le hace volver a su hospitalizado cuerpo. Después de ser revivido, el sujeto queda muy afectado emocionalmente y pierde el temor a la muerte.
Alcock, El sicólogo James E. Alcock se ha encargado de investigar lo que hay de realidad en las afirmaciones de Moody y de otros impulsares de las teorías de la vida después de la vida, como Currie, Osis, Haraldsson y Kubler-Ross.



Primeramente, Alcock descubrió que las encuestas que supuestamente apoyaban estas ideas adolecían de muchos defectos metodológicos. Por ejemplo, los cuestionarios se dirigían a los médicos y a las enfermeras, y no a los pacientes. Se les preguntaba en general si sus pacientes habían visto tal cosa u otra al estar al borde de la muerte. De esto lo única que se puede deducir es que algunos médicos recuerdan a algunos pacientes que tuvieron algunas experiencias de seudo­muerte.
También detectó Alcock que Moody mismo acepta que hay pacientes que describen las mismas experien­cias en situaciones en las que la vida no estaba en peligro. Esto lo explica Moody diciendo que las drogas, medicamentos y las experiencias místicas pueden llegar a “disparar el mecanismo que deja escapar el alma del cuerpo”.
Alcock describe también las condiciones del organismo y de la mente cuando se encuentra el individuo en estada de sueño ligero (hipnagógico).

En esta situación la mente puede formar imágenes como figuras geométricas, luces, colores brillantes, rostros humanos conocidos o desconocidos y hasta paisajes bellos y grandiosos.
También revisa Alcock las investigaciones que se han realizado sobre las alucinaciones que se sufren bajo la influencia de diversas drogas o en estados de alteración nerviosa grave. Alcock halló pruebas de que una de las imágenes más comunes que surgen es la del túnel y la de una revisión mental panorámica de acontecimientos de la vida pasada del paciente. No hay duda de que las alucinaciones ordinarias contienen todos los elementos descritos por Moody como visiones del más allá.
Finalmente, se puede llamar la atención acerca de la naturaleza profundamente influenciada por aspectos culturales que tienen las experiencias de casi muerte.

Un anciano blanco, barbado, vestido con una túnica, canoso y de ojos azules le pregunta al presunto difunto: “¿Qué has hecho de tu vida, hijo mío?”… Esto suena lógico para un norteamericano de la clase media. Pero si se trata de un niño etiope que ha muerto de hambre a los ocho años de edad… ¿también llegará el anciano caucásico a preguntarle cómo aprovechó su vida?…
Alcock concluye su análisis señalando algunos riesgos que involucran esta y otras creencias seudocientificas similares. Existe por lo menas un caso documentado de un suicidio, el de una madre que intentó confiadamente reunirse con su hija fallecida, influenciada par las ideas de Moody y socios.
Hay también algo más que molesta a Alcock, y es la extraña necesidad que tienen quienes impulsan esta mistificación de obtener evidencia sólida para apoyar su fe religiosa, engañando al lego con fines claramente proselitistas.
Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.
2 Corintios 11:14

y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32
Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Marcos 8:36

El Mago
(Audio)

https://657b072aab060d50f8ce-d7abb53cb376b4947d77643d4b4a48d3.ssl.cf1.rackcdn.com/18465_Translator.png

Contador

Contador

Nada hay cuidadosamente ocultado que no haya de revelarse
ni secreto que no llegue a saberse”. Evangelio de Lucas 12:2

superduque

https://yadadarcyyada.com/2016/12/15/the-cats-pajamas-birthday/

descripción

 

95 comentarios

  1. 10 diciembre, 2018 en 16:50

  2. 10 diciembre, 2018 en 16:53

  3. Nasuko

    Amen!! 😀

    10 diciembre, 2018 en 16:57

    • Ego te absolvo ab peccatis vestris
      私はあなたの罪から免れます

      10 diciembre, 2018 en 18:41

  4. Primero en pleno boom de la construcción vendieron los coles que tenian por el centro de las ciudades, terrenos conseguidos a base de …
    A continuación, no pagan IVA. En esos nuevos coles, ahora suelen tener un parking, una residencia para mayores (no precisamente baratas) y un cole. Los más avispados, el cole es a partir de la primera planta, el parking, evidentemente, en el sótano. ¿Que tienen en la planta baja?
    a.- Dormitorios colectivos para pobres.
    b.- Locales comerciales…
    A quien acierte, puntos para el cielo.
    Y, si eso no fuera todo, han robado una cantidad incontable de edificios por la cara. No olvidemos que por la MEZQUITA-Catedral de Córdoba pagaron la enorme cantidad de … 1 euro.
    Y en los coles SUBVENCIONADOS, cobran cantidades astronómicas por unos conceptos un tanto abstractos (pero sarna con gusto….). Hay más, pero me he cansado.
    Creo que el nombre real del cuento era: “Alípapá y los cuarenta cardenales”

    10 diciembre, 2018 en 17:37

    • No hay Cielo para los pobres, no tienen con que comprarlo..
      sin embargo, el infierno lo tienen gratis…

      Absolutamente cierto, un fuerte abrazo Eulalio.

      10 diciembre, 2018 en 17:41

  5. Another thought-provoking post – well done!

    10 diciembre, 2018 en 21:40

  6. Yo creo que hay vida después de la muerte física porque percibo cosas que no son de esta dimensión… y sin medicación. Tengo muy claro que la espiritualidad no tiene nada que ver con la religión, porque las religiones acostumbran a limitar nuestro pensamiento y sentimiento a través del miedo, como el pecado, el infierno, el karma, etc. Pero también conozco personas que siguen una religión y es un bálsamo de esperanza en sus vidas.
    Un saludo Super!

    11 diciembre, 2018 en 10:04

    • 11 diciembre, 2018 en 15:37

    • La joya más preciosa para luchar contra la ruina de ideas propiciadas por este insidioso Sistema, es el conocimiento y su proyección en los libros.
      Desde el punto de vista cristiano lo que sucede cuando fallecemos no es ningún misterio para Dios, el Creador del cerebro. Él conoce la verdad, y en su Palabra, la Biblia, explica en qué estado se encuentran los difuntos. Allí se enseña con toda claridad este hecho: cuando una persona muere, deja de existir. La muerte es lo contrario de la vida, de modo que los muertos no ven ni oyen ni piensan. Ni una sola parte de nosotros sigue viviendo cuando muere el cuerpo. En efecto, no poseemos un alma o espíritu inmortal.
      Después de afirmar que los vivos saben que morirán, Salomón escribió que “los muertos […] no tienen conciencia de nada en absoluto”. Entonces amplió esa verdad fundamental al decir que no pueden amar ni odiar y que “no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el [sepulcro]” (Eclesiastés 9:5, 6, 10). De igual modo, Salmo 146:4 dice que cuando alguien muere, “perecen sus pensamientos”; en efecto, se acaban por completo. Lo cierto es que somos mortales y no seguimos viviendo después de la muerte del cuerpo. Nuestra vida es como la llama de una vela. Cuando se apaga, no va a ningún sitio, sino que sencillamente deja de existir.

      Refiriéndose a un amigo suyo que había fallecido, Jesucristo mencionó el estado en que se encuentran los muertos. Primero dijo a sus discípulos: “Nuestro amigo Lázaro está descansando”. Ellos entendieron que estaba durmiendo, recuperándose de una enfermedad. Pero se equivocaban, pues Jesús les aclaró a continuación: “Lázaro ha muerto” (Juan 11:11-14). Observe que Jesús comparó la muerte a descansar y dormir. Su amigo no estaba ni en el cielo ni en un infierno ardiente. No se había reunido con los ángeles ni con sus antepasados, ni tampoco había vuelto a nacer como una persona distinta. Descansaba en la muerte, como si durmiera profundamente, pero sin soñar. Otros textos bíblicos también dicen que estar muerto es comparable a estar dormido. Por ejemplo, cuando mataron a pedradas al discípulo Esteban, la Biblia dice que “se durmió” (Hechos 7:60). De la misma forma, el apóstol Pablo escribió que algunas personas de su día se habían “dormido” en la muerte (1 Corintios 15:6).
      El alma a la que se refiere las escrituras es el soma y la psicke, el cuerpo y la mente, todo ser vivo la tiene y fallece cuando el espírtu la abandona.
      Un abrazo Júlia.

      11 diciembre, 2018 en 20:04

      • Personalmente no siento gran afinidad con la Biblia, por sus palabras que cuando fueron escritas quizá pretendían atemorizar al “pecador” he estudiado otras corrientes religiosas y todas en mayor o menor grado tienden a limitar nuestra libertad. Ya sabes si lees mi blog que soy sensitiva y puedo percibir los espíritus que se comunican con nosotros, ellos no hablan de religión sino de la espiritualidad. Me gusta lo último que has escrito:
        El alma a la que se refiere las escrituras es el soma y la psicke, el cuerpo y la mente, todo ser vivo la tiene y fallece cuando el espíritu la abandona.
        Exacto todo es finito menos el espíritu que es eterno.
        Un abrazo Super!

        12 diciembre, 2018 en 10:27

      • 12 diciembre, 2018 en 21:57

    • 11 diciembre, 2018 en 21:41

    • 14 diciembre, 2018 en 2:58

  7. 12 diciembre, 2018 en 3:27

  8. El día que la mierda valga,
    los pobres nacerán sin culo…
    The day the shit is worth it,
    the poor will be born without ass …

    12 diciembre, 2018 en 3:54

  9. 12 diciembre, 2018 en 4:32

  10. Sohair

    12 diciembre, 2018 en 8:57

  11. 12 diciembre, 2018 en 14:30

  12. 12 diciembre, 2018 en 15:58

  13. 13 diciembre, 2018 en 12:58

  14. 13 diciembre, 2018 en 15:26

  15. 14 diciembre, 2018 en 4:25

  16. 14 diciembre, 2018 en 5:08

  17. 15 diciembre, 2018 en 3:34

  18. ❤ ❤ ❤

    15 diciembre, 2018 en 8:30

  19. Vatican lleno de esqueletos … incluso en el sentido real…ciaooo

    15 diciembre, 2018 en 19:33

  20. 15 diciembre, 2018 en 19:37

  21. 15 diciembre, 2018 en 20:11

  22. 15 diciembre, 2018 en 21:17

  23. 15 diciembre, 2018 en 21:24

  24. I am learning Spanish but I can not yet read every word of your blog.☺️

    17 diciembre, 2018 en 22:22

  25. This is what I believe as Truth.. Esto es lo que creo como verdad…. Cuando profundizas, descubres lo que ha sido escondido.Te deseo lo mejor Antonio. Amor y paz a tu manera. ❤

    20 diciembre, 2018 en 13:47

  26. How much I would have liked to be close to you long time ago and share our ideas dear Sue …
    Many of my ideas and thoughts are in agreement with you, you are a wonderful girl and many times I miss you, a kiss from your friend Antonio…

    Espíritu sin nombre from anabel amiens on Vimeo.

    20 diciembre, 2018 en 15:26

  27. Ha pasado un tiempo desde que escuché ese disco de Johnny Cash. Gracias por esos elogios especiales, querido Antonio, de hecho ‘¿Qué es la verdad?’ Y me encantaría tener una conversación profunda sobre tales asuntos, mi amigo. Cuidate .. ❤ Sue

    20 diciembre, 2018 en 15:35

  28. Auguri!🎄🎄🎄🎉😘

    23 diciembre, 2018 en 8:13

  29. 15 enero, 2019 en 16:38

  30. Supper post

    28 enero, 2019 en 15:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.