Mi patria es todo el mundo.

La leyenda de la rosa / Washington Irving


Washington Irving nació el 3 de abril de 1783 en Nueva York (Estados Unidos), hijo de un comerciante escocés y de una mujer inglesa, matrimonio que tuvo once hijos. A su retoño menor le bautizaron en homenaje a George Washington. Desde niño, Irving se sintió atraído por la lectura y la escritura, participando en 1802 como colaborador del “Morning Chronicle”, publicación editada por su hermano Pete. Al mismo tiempo estudiaba Leyes. Entre los años 1804 y 1806 Irving viajó por diversos países europeos, residiendo principalmente en Francia e Italia.

Tras regresar a Nueva York, trabajar brevemente como abogado, y participar en la empresa familiar, Washington comenzó a escribir sus primeras obras editando el “Analetic” y publicando “Salmagundi” (1808), libro de corte satírico escrito junto a su hermano William y James K. Paulding. Un año después falleció su novia Mathilde Hoffman, con quien estaba comprometido. Tras esta tragedia, Irving jamás se casó. Con el seudónimo de Dietrich Knickerbocker escribió “Una Historia De Nueva York” (1809), una visión humorística de la ciudad americana bajo el dominio holandés que consiguió un gran éxito en su país. Desde ese momento Knickerbocker se convirtió en algo significativo de la Gran Manzana, adoptando posteriormente el equipo de baloncesto de la ciudad este apelativo. En el año 1815, Irving se trasladó de nuevo a Europa para residir en Liverpool. También visitó países como Francia, Italia, Holanda, Alemania o España.

En 1819 escribió su famoso cuento “Rip Van Winkle”. Más tarde publicó “El Libro De Apuntes” (1820), un conjunto de historias de raíz folk entre las que se encontraba su conocida “Leyenda De Sleepy Hollow” que fue escrita con otro seudónimo, el de Geoffrey Crayon. Dos años después apareció una continuación de este volumen titulada “Bracebridge Hall” (1822). “La Leyenda De Sleepy Hollow” fue llevada al cine por Tim Burton con Johnny Depp como protagonista. Tras vivir en Dresde, Londres y Paris.

Washington Irving se trasladó a Madrid, en donde trabajó como diplomático. En España escribió “Vida y Viajes De Cristóbal Colón” (1828), “Crónica De La Conquista De Granada” (1829) y “Viajes y Descubrimientos De Los Compañeros De Colón” (1831). En Londres, en donde parece ser que mantuvo relaciones con Mary Shelley, Irving terminó de redactar “Cuentos De La Alhambra” (1832), colección de historias ambientadas en la Andalucía musulmana. En el año 1832.


Washington Irving regresó a los Estados Unidos, viviendo en Sunnyside en Tarrytown. Poco después aparecieron “The Cayon Miscellany” (1835) y “A Tour Of The Prairies” (1835). En 1842 volvió a España para trabajar como embajador de los Estados Unidos, cargo en el que estuvo hasta 1845. En el año 1848 fue nombrado presidente de la Biblioteca Astor, puesto que abandonó en 1859. En 1859 también publicó “La Vida De George Washington” (1855-1859). Washington Irving falleció el 28 de noviembre de 1859 a la edad de 66 años. Está enterrado en el cementerio de Sleepy Hollow (localidad anteriormente llamada North Tarrytown), en Westchester County, Nueva York (Estados Unidos).

Washington Irving [pseudonym Geoffrey Crayon] (1783-1859), American essayist, historian, and author wrote “The Legend of Sleepy Hollow”. They are given to all kinds of marvellous beliefs, are subject to trances and visions, and frequently see strange sights, and hear music and voices in the air. The whole neighborhood abounds with local tales, haunted spots, and twilight superstitions; stars shoot and meteors glare oftener across the valley than in any other part of the country, and the nightmare, with her whole ninefold, seems to make it the favorite scene of her gambols.


The dominant spirit, however, that haunts this enchanted region, and seems to be commander-in-chief of all the powers of the air, is the apparition of a figure on horseback, without a head.
One of the first noted American authors to be highly acclaimed in Europe during his life time, Irving was a prolific author of fiction and non-. He wrote numerous short stories, biographies, histories, and tales of his travels. His characters Ichabod Crane and Rip van Winkle are now icons of popular American culture, and many of Irving’s works have inspired adaptations to the stage and film.
Named in honour of American President George Washington, under whom the United States gained independence during the American Revolution, Washington Irving was born on 3 April 1783 in New York. He was the eleventh child born to emigrants Sarah Sanders and William Irving, deacon and successful merchant. The Irving’s were kind, charitable people and often tended to those left less fortunate after the war. Washington, while born sickly, was a mischievous and adventuresome young man, sneaking out at night to attend plays and frustrating his pious parents, especially his father. He roamed the city and environs, dreaming of far-off places–dreams that were partly fueled by one of his favourite books, Daniel Defoe’s Robinson Crusoe. Travelling would become a life-long passion. Although he was not an avid student, he studied law and became a clerk in Josiah Ogden Hoffman’s law office. The Hoffmans would become great friends to Irving.


Suffering from ill-health off and on for many years, in 1804 Irving set sail from New York Harbour, the first of many trips abroad: he was going to a spa in Bordeaux, France to treat a lung ailment. He learned French and, always gregarious, made many friends who were charmed by his easy-going ways. For the next two years he travelled through many countries in Europe including France, the Netherlands, Spain, Scotland, Wales, and England. Ever the flâneur, he basked in the hospitality of sophisticated European society and indulged his love of art, theatre, and opera. But his Grand Tour was to come to an end when, in 1806 and restored health, he returned to America and was called to the bar.
Irving’s social life continued to dominate his days. He was not interested in practicing law, preferring the companionship of his male friends and the flirtatious affections of ladies. In a foreshadowing of great things to come, he collaborated with his brother William and James Kirke Paulding in creating a semi-monthly periodical to compete with the more sombre news publications of the day. While it was short-lived The Salmagundi Papers; or, the Whim-Whams and Opinions of Laucelot Langstaff, Esq. And Others. (1809) was met with great success. The Jonathan Swift-like satire and tongue-in-cheek pokes at politics, culture, and society was “to instruct the young, reform the old, correct the town, and castigate the age.” In a similar vein Irving composed his first novel, Knickerbocker’s History of New York (1809). A burlesque and comprehensive weaving of fact and fiction, his “History of New-York from the Beginning of the World to the End of the Dutch Dynasty” is narrated by Diedrich Knickerbocker and won Irving much acclaim at home and abroad.


During the War of 1812, Irving was beset with ennui. Initially he had begrudgingly enlisted but his patriotism flared with the burning of the capitol; he also served as governors’ aid and military secretary for a time. In 1815 he left America for England to visit his brother but remained for the next seventeen years, again travelling to various countries in Europe. While in England, an unsuccessful business venture with his brothers caused him to turn to his pen in hopes of providing some income. Irving’s short stories, first printed in America under his pseudonym Geoffrey Crayon between the years 1819-20 were collected in The Crayon Papers and The Sketch Book of Geoffrey Crayon. They contain two of Irvings’ most famous tales: “Rip van Winkle” and “The Legend of Sleepy Hollow”. These stories were wildly popular in America and soon too in Europe where Irving, or, Geoffrey Crayon, was welcomed by noted society and literary figures including actors, writers, artists, Dukes, and Lords, Kings and Queens. Positive reviews were published and Charles Dickens, Samuel Taylor Coleridge, Lord George Gordon Byron, and his friend Sir Walter Scott lauded his humorous and witty style.


Irving’s health failed again and for many months he was unable to walk, but it did not stop him from continuing to write. His next novel was Bracebridge Hall, or, The Humorists, A Medley (1822). It was followed by Tales of a Traveller (1824), which Irving considered one of his finer works. In 1826 Irving moved to Madrid, Spain, where he set to writing his highly lauded The Life and Voyages of Christopher Columbus (1828), Chronicle of the Conquest of Granada (1829), and Tales of the Alhambra (1832).
In 1832 Irving returned to America, greeted by his overwhelmingly adoring readership. With the intent of creating a secluded retreat for writing, he bought a farm on the banks of the Hudson River at Tarrytown in New York State. The little Dutch cottage and the picturesque views was soon transformed into the now famous residence “Sunnyside”. Irving the bachelor was surrounded by loving friends and relatives, and apart from his sojourn as Minister to Spain in 1842-48, his days of living abroad were over.
Abbotsford and Newstead Abbey (1835) was followed by Astoria: Anecdotes of an enterprise beyond the Rocky Mountains (1836). “….I have felt anxious to get at the details of their adventurous expeditions among the savage tribes that peopled the depths of the wilderness.” It explores Irving’s impressions from travels in Canada and America as guest of John Jacob Astor’s Northwest Fur Company. Irving expresses his sympathy to the displaced, and dispossessed ‘savage’ Native American Peoples in such stories as “Philip of Pokanoket”, “Traits of Indian Character”, and “Origin of the White, the Red, and the Black Men”. The Adventures of Captain Bonneville (1837) was followed by Irving’s biographical works Oliver Goldsmith: A Biography (1850) and Lives of Mahomet and his Successors (1850). Wolfert’s Roost and Miscellanies (1855) includes short stories first published in Knickerbocker Magazine.

Irving’s last finished work, something he had been working on for many years but kept putting aside for other more pressing projects is his Life of George Washington (1859). Washington Irving died on 28 November 1859 and now rests in the Sleepy Hollow Cemetery overlooking the Old Dutch Church in Tarrytown, New York.
Panting and fatigued, he threw himself, late in the afternoon, on a green knoll, covered with mountain herbage, that crowned the brow of a precipice. From an opening between the trees he could overlook all the lower country for many a mile of rich woodland. He saw at a distance the lordly Hudson, far, far below him, moving on its silent but majestic course, with the reflection of a purple cloud, or the sail of a lagging bark, here and there sleeping on its glassy bosom, and at last losing itself in the blue highlands.–from “Rip van Winkle”


https://657b072aab060d50f8ce-d7abb53cb376b4947d77643d4b4a48d3.ssl.cf1.rackcdn.com/18465_Translator.png

Contador

Contador

Nada hay cuidadosamente ocultado que no haya de revelarse
ni secreto que no llegue a saberse”. Evangelio de Lucas 12:2

superduque

https://yadadarcyyada.com/2016/12/15/the-cats-pajamas-birthday/

descripción

80 comentarios

  1. Sei sempre molto cpnvincente!!!

    26 octubre, 2018 en 17:37

    • Grazie mia carisima Aurora.

      26 octubre, 2018 en 19:09

      • La Alhambra celebra el 40º aniversario de la Convención del Patrimonio Mundial de UNESCO from Patronato de Alhambra on Vimeo.

        30 octubre, 2018 en 12:07

      • 2 noviembre, 2018 en 14:33

      • 3 noviembre, 2018 en 4:28

      • 3 noviembre, 2018 en 5:08

    • 30 octubre, 2018 en 14:40

  2. Rosa bella from anabel amiens on Vimeo.

    26 octubre, 2018 en 18:02


    • Tenemos que afirmar que existen varios Irvings. Nosotros nos detendremos en uno en particular. Para los americanos, Irving es el autor de dos leyendas que pertenecen por derecho propio al canon de la literatura popular americana, Rip Van Winkle y Sleepy Hollow. Para los ingleses es el autor de The Sketch Book y, para los españoles, es la persona que escribió Cuentos de la Alhambra.

      cuentos_alhambra_texto_06Curiosamente, Irving visitó Granada en dos ocasiones durante su primera estancia en España (1826-1829). En 1828 durante una breve visita de diez días y, finalmente, en 1829 cuando se quedó durante tres meses habitando el palacio de Boabdil. El avispado lector comprobará que Tales of the Alhambra o The Alhambra, como se conocería posteriormente la obra, se publicó en 1832, tres años después de que el escritor americano abandonara España para ocupar el puesto de secretario de la legación diplomática en Londres. Esto quiere decir que la obra no se escribió, in sensu estricto, durante su estancia en el palacio nazarí. La obra la había comenzado mucho antes. Durante su estancia en Sevilla se produjo un acontecimiento fundamental para la génesis de Cuentos de la Alhambra. El 30 de diciembre de 1828 se encontraba en el teatro con la entonces marquesa consorte de Arco Hermoso y posteriormente conocida con el pseudónimo literario de Fernán Caballero. Hay dos anotaciones en su diario: “Tomar notas de “Stories of Dos Hermanas” y “Escribí parte de la historia del soldado encantado de la Alhambra”[9]. Esta idea la corrobora sus propios diarios. Así, recoge en una anotación del 10 de enero de 1829: “Escribí un poco de los Cuentos de la Alhambra”. Pero ¿por qué escribió esta obra? Irving vino a España para hacer una traducción de los documentos de Colón. De los materiales que manejó para redactar la biografía de Colón extrajo información suficiente para escribir dos obras más Crónica de la conquista de Granada y Viajes de los Compañeros de Colón. Pero aquí hay un hecho importante que ha pasado desapercibido: el encuentro en Sevilla con el pintor escocés, y amigo, David Wilkie. Puede que fuera Wilkie quien le sugirió la idea de hacer un libro sobre la fortaleza nazarí. La dedicatoria de The Alhambra a David Wilkie, aparecida en la primera edición londinense (más tarde sistemáticamente omitida y nunca traducida al castellano), ofrece pistas más que seguras:

      Entonces fuiste tú quien me pediste encarecidamente que escribiera algo que pusiera de manifiesto estas características, algo en el estilo de Haroun Alrasched, que tuviera un toque de ese sabor árabe que impregna todo en España. Traigo esto a colación para recordarte que has sido tú, en cierto modo, responsable del presente trabajo, en el que ofrezco algunos bocetos árabes de la vida y las leyendas basadas en tradiciones populares, que fueron acuñadas principalmente durante una estancia en uno de los lugares con más vestigios morisco-españoles de la Península[10].

      “Puede que fuera su amigo, el pintor escocés David Wilkie, a quien conoció en Sevilla, quien le sugiriera la idea de hacer un libro sobre la fortaleza nazarí”.

      Al abandonar Granada, Irving llevaba atesorado un material interesante y variado con el que podía redactar una obra similar a cualquiera de las anteriormente escritas. Las opciones eran varias: un nuevo Sketch Book de temática española apoyado enlas leyendas que le habían narrado los hijos de la Alhambra, o un Bracebridge Hall de color español, el espacio físico donde situar la acción era único, la Alhambra. Y había una tercera opción: una nueva Conquest of Granada. Los datos con los que contaba sobre la ocupación árabe de la fortaleza eran óptimos para una nueva narración histórica.

      cuentos_alhambra_texto_07El libro no fue lo que Irving había planeado. Como en ocasiones anteriores, había delegado en un miembro de la embajada de su país la revisión de las pruebas que, unido a las modificaciones que los editores incluyeron, dieron un resultado no deseado. Colburn y Bentley, los editores londinenses de la obra, la titularon:

      The Alhambra, by Geoffrey Crayon, Author of the Sketch Book, Bracebridge Hall, Tales of a Traveller, etc.

      Por su parte, los editores americanos Carey y Lea, le pusieron por título:

      The Alhambra: A Series of Tales and Sketches of the Moors and the Spaniards, by the Author of the Sketch Book.

      El resultado fueron dos ediciones del mismo año pero con títulos distintos. Finalmente, Irving impuso el título de The Alhambra. Y, como era lógico, también asumió la autoría de la obra con su nombre y apellido. Tenemos que decir que una de las características del escritor americano fue el uso de pseudónimos; llegó a utilizar cuatro distintos que tienen que ver con su evolución como escritor[11]. Si al publicarse The Conquest of Granada y poner Murray el nombre de Irving en la portada despertó las iras del escritor americano por lo que calificó de imperdonable abuso, ahora quería responsabilizarse de lo allí escrito y, a partir de la edición revisada de Putnam de 1851, se colocó en portada su nombre.

      La obra es de gran calidad artística, tanto en los aspectos formales como en el contenido y estructura de las historias. Está escrita con una técnica descriptiva muy parecida a la empleada en la pintura, con ingenio, respeto y afecto por los protagonistas, los objetos y los lugares que le rodearon en su estancia en el palacio del Rey Chico. La secuenciación de las historias no es ni caprichosa ni aleatoria, sino que responde a un ordenamiento meditado y a una estrategia calculada. La primera parte de la obra (volumen I) está formada por historias que narran acciones, la segunda (volumen II) está dedicada a las leyendas y las reflexiones. Si el estilo de Irving es siempre cuidado, en esta obra se supera aún más y alcanza nuevas cotas de elegancia y refinamiento.

      Curiosamente, los críticos en las primeras recensiones de la obra consideraron las ediciones príncipes inglesa y americana como frías y asépticas. Sin embargo, la edición revisada de Putnam de 1851 superó estos defectos y presentó una The Alhambra con sus mejores galas.

      “Cuentos de la Alhambra es una obra escrita con ingenio, respeto y afecto por los protagonistas, los objetos y los lugares que le rodearon en su estancia en el palacio del Rey Chico”.

      Otra característica de esta obra son las variaciones que sufriría. Así en la distribución de las treinta y una historias de la edición de Londres, el autor no siguió un orden lógico, aunque la secuenciación sí tiene su razón de ser. Uno de los grandes aciertos fue haber distribuido, sin preocuparse de simetrías, las anotaciones sobre el monumento, las disquisiciones históricas y los cuentos. Lo que prueba, por una parte, la libertad de composición romántica y, por otra, los hábitos desordenados del escritor americano. Para complicar un poco más las cosas, la impresión de Filadelfia se hizo a partir de un manuscrito distinto al de la edición de Londres y, como cabe esperar, presenta diferencias con aquél, sobre todo en el orden de secuenciación de las historias, más coherente en la británica que en la americana.

      cuentos_alhambra_texto_08Irving llevó a cabo una revisión profunda de todo el texto de The Alhambra para preparar la edición completa de sus obras que le había pedido el editor Putnam. En esta ocasión se tomó la tarea en serio. Seleccionó como punto de partida la edición americana de 1832 y la revisión que de ésta hizo en 1836. Corrigió minuciosamente todo el texto y reorganizó la obra. Amplió algunas historias, añadió otras nuevas, así como parte de los manuscritos que originalmente escribió y que nunca se habían incorporado a la obra. Ésta ganó en el proceso, no por la adición de nuevos capítulos o la reorganización de los viejos, sino más bien por los cambios realizados en el cuerpo del texto, por el colorido, la implicación personal, la lograda finalización de un período histórico y el mayor desarrollo de algunas descripciones y detalles. Irving aumentó de esta forma la extensión del libro en un tercio. Hay que decir que el resultado fue una obra nueva. Lo que se aprecia al leer las leyendas de la edición revisada de Putnam de 1851 es que éstas se organizan con arreglo a cierto orden topográfico más que histórico.

      Esta multiplicidad de ediciones se trasladará a las traducciones que nos han llegado. Dependiendo de las ediciones que uno maneje se encontrará con que ha leído treinta y un cuentos y otros más afortunados cuarenta y uno.

      A lo largo de varias generaciones, The Alhambra ha rivalizado en popularidad con el prestigio de History of New York y The Sketch Book. En ocasiones, estas dos últimas han ensombrecido la importancia y relevancia de The Alhambra. Sin embargo, resulta artísticamente muy superior no sólo a aquéllas, sino a cuantas otras escribiera Irving. Nadie reflejó el encanto y magia de la fortaleza árabe como el escritor y viajero americano. Han sido legiones de artistas los que han visitado el monumento pero ninguno de ellos lo ha inmortalizado tanto como nuestro protagonista.

      Nos gustaría acabar estas líneas recordando que Irving debe tanto a España, Granada y a la Alhambra como el palacio nazarí debe a Irving. La diferencia está en que él nos ha dejado sus cuentos, sus personajes y su humor. Creo que nosotros le hemos dado muy poco. Estas líneas buscan resarcir el cariño, respeto y amor que profesó por nuestro país, por nuestras gentes y por nuestro carácter. Muchos han sido los escritores y literatos enamorados de España, pero pocos los que la hayan querido tanto como Washington Irving.

      29 octubre, 2018 en 22:37

      • CUENTOS from anabel amiens on Vimeo.

        29 octubre, 2018 en 22:50

  3. La rosa roja from anabel amiens on Vimeo.

    26 octubre, 2018 en 18:40

    • 30 octubre, 2018 en 1:58

  4. 26 octubre, 2018 en 20:50

    • 30 octubre, 2018 en 2:11

  5. A wonderful essay, SD, about a very interesting time and man… 🙂
    xoxoxo

    26 octubre, 2018 en 21:02

    • Thanks so much Carolyn.

      27 octubre, 2018 en 1:40

      • 29 octubre, 2018 en 1:50

  6. SIMOF 2018 from anabel amiens on Vimeo.

    26 octubre, 2018 en 21:10

  7. 26 octubre, 2018 en 22:25

    • 30 octubre, 2018 en 1:00

  8. 26 octubre, 2018 en 22:51

  9. 26 octubre, 2018 en 23:09

  10. 26 octubre, 2018 en 23:20

  11. 26 octubre, 2018 en 23:36

    • 30 octubre, 2018 en 14:20

  12. 26 octubre, 2018 en 23:59

    • 27 octubre, 2018 en 0:21

  13. 27 octubre, 2018 en 0:51

    • 27 octubre, 2018 en 12:58


      • Toda una maravilla de ensueño, bellísimo como tu niño…

        29 octubre, 2018 en 22:22

    • 27 octubre, 2018 en 15:08

      • 27 octubre, 2018 en 22:33

  14. Cago en los muertos del yutube de mierda..!

    27 octubre, 2018 en 15:19

    • 27 octubre, 2018 en 22:48

  15. So interesting!
    Thank you
    Grazie! ❤

    27 octubre, 2018 en 18:14

    • Grazie cara luisa.

      27 octubre, 2018 en 20:27

      • 🌸 🌸 🌸

        28 octubre, 2018 en 12:07

  16. 27 octubre, 2018 en 19:40

    • 28 octubre, 2018 en 2:37

  17. 27 octubre, 2018 en 23:55

  18. 28 octubre, 2018 en 0:18

  19. 28 octubre, 2018 en 1:44

  20. 28 octubre, 2018 en 1:52

  21. 28 octubre, 2018 en 2:30

  22. 28 octubre, 2018 en 6:08

  23. 28 octubre, 2018 en 6:22

  24. I don’t know if it is only me, but since the time I have read Catch 22, I always smile when I read Washington Irving’s name, and feel confused for a moment that, may be, he is actually Irving Washington 🙂 Happy Halloween!

    28 octubre, 2018 en 11:04

    • The Observer listed Catch-22 (A paradox in which the attempt to escape makes escape impossible.), as one of the 100 greatest novels of all time. Catch-22 is a parody of a “military mentality”, and of a bureaucratic society in general.
      The title of Joseph Heller’s novel, written in 1953 and published in 1961, (properly titled ‘Catch-22’ – with a hyphen). The first chapter was also published in a magazine in 1955, under the title ‘Catch-18’.
      The phrase is now often misapplied to any problematic or unwelcome situation.
      The paradox is presented as the trap that confined members of the US Air Force. In logical terms the ‘catch’ was that, by applying for exemption from highly dangerous bombing missions on the grounds of insanity, the applicant proved himself to be sane (after all, that’s what any sane person would do).

      A big hug my friend

      28 octubre, 2018 en 20:25

      • All true. I can only add that it is the only book of satire that makes my heart hurt. It shows how horrible the wars are. Hugs.

        28 octubre, 2018 en 20:44

      • Wars are the culmination of human failure…

        Granada Milenaria…. from Andalusia Experiences on Vimeo.

        28 octubre, 2018 en 21:03

      • Amen.

        28 octubre, 2018 en 21:39

  25. Geo

    Please, just stop saying that you past something new. I’ll ENTER And LIKE When I’ll get The timp.

    29 octubre, 2018 en 14:31


    • Thanks so much dear Geo…

      29 octubre, 2018 en 15:13

  26. Wonderful historical review of Irving’s life. I remember the film, Sleepy Hollow.
    And what great minds in Lord Byron and Charles Dickens in giving him their reviews of his work..

    Thank you for directing me to this wonderful piece of history in your own wonderful account of this magical mind..

    A truly profound read, Thank you Antonia. For sharing the life and works of Washington Irving. ❤

    Maravillosa revisión histórica de la vida de Irving. Recuerdo la película, Sleepy Hollow.
    Y qué grandes mentes en Lord Byron y Charles Dickens al darle sus revisiones de su trabajo …

    Gracias por dirigirme a esta maravillosa pieza de historia en tu propia cuenta maravillosa de esta mente mágica …

    Una lectura verdaderamente profunda, gracias Antonia. Por compartir la vida y obra de Washington Irving. ❤

    29 octubre, 2018 en 15:01


    • Tu también eres maravillosa Sue…

      29 octubre, 2018 en 15:11

      • Te deseo lo mejor mi amigo y gracias de nuevo ..

        29 octubre, 2018 en 15:13

  27. 30 octubre, 2018 en 1:44

  28. I searched about Washington Irving ,his neighbor was Matthew Calbraith Perry!! Woww!!XD!!

    30 octubre, 2018 en 2:33


    • Alhambra History – the Construction, the Origin and the Transformation
      The origin of this fantastic Nasrid palace, one of the greatest masterpieces of Arab art in the world, dates back to a simple fortress built in the ninth century and called ‘Alhambra’, meaning ‘The Red’, the colour of the material used in its construction.

      Work for transforming the fortress into a palace was undertaken during the Nazari dynasty. It was specifically Muhammad Ibn al-Ahmar, or Muhammad I, who moved his residence from Albaicin to the neighbouring hill in 1237.

      At a time of relative peace with the Christian kingdoms, his grandson Muhammad III (1302-1308) raised the Grand Mosque of the Alhambra. He was deposed and killed, after which followed a series of internal struggles that weakened his power.

      cunons and carlos v palace in the background During the reign of Yusuf I (1333-1354), work on the construction of the Palace of Comares was continued.

      His son, Muhammad V (1354-1359), determined the design the Patio de los Leones and the adjacent rooms, which is considered to have ended the purely Arab style of the buildings in the Alhambra.

      On January 2, 1492, Boabdil, delivered the Alhambra and his kingdom to Ferdinand and Isabella, thus ending eight centuries of Arab rule in the Iberian Peninsula.

      From that day forward, the transformation of the palace for the Christian kings was begun.

      30 octubre, 2018 en 13:26

      • 30 octubre, 2018 en 15:45

    • 30 octubre, 2018 en 16:07

  29. 30 octubre, 2018 en 2:54

  30. 30 octubre, 2018 en 12:34

    • 31 octubre, 2018 en 14:29

    • 31 octubre, 2018 en 14:31

    • 31 octubre, 2018 en 14:33

      • 31 octubre, 2018 en 14:45

      • 3 noviembre, 2018 en 5:40

    • Sol

      4 noviembre, 2018 en 23:34

  31. NEXT STEP

    For a better World

    30 octubre, 2018 en 22:04

  32. Very interesting! Grazie!

    5 noviembre, 2018 en 0:01

    • Thanks so much dear Alessia

      5 noviembre, 2018 en 5:55

      • 😘

        13 noviembre, 2018 en 11:27

    • 6 noviembre, 2018 en 15:39

  33. Grazie gentilissimo per le gradite visite al mio blog

    6 noviembre, 2018 en 12:46

    • 6 noviembre, 2018 en 15:45

      • Stupende…..grazie

        6 noviembre, 2018 en 18:39

      • Stupende……..grazie

        6 noviembre, 2018 en 18:40

      • 8 noviembre, 2018 en 15:58

      • Gentilissimo.

        8 noviembre, 2018 en 20:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.