Mi patria es todo el mundo.

¡Viva la República Española!


Serenos y alegres, valientes y osados
¡Cantemos, soldados, el himno a la lid!
¡De nuestros acentos el orbe se admire
y en nosotros mire los hijos del Cid!
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

¡Blandamos el hierro que el tímido esclavo
del libre, del bravo, la faz no osa ver!
Sus huestes cual humo veréis disipadas,
y a nuestras espadas fugaces correr.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

¿El mundo vio nunca más libre osadía?
¿Lució nunca un día más grande el valor,
que aquel que, inflamados, nos vimos del fuego
que excitara a Riego de Patria el amor?
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

Honor al caudillo, honor al primero
que el cívico acero osó fulminar.
La patria afligida oyó sus acentos
y vio sus tormentos en gozo tornar.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

Su voz fue seguida, su voz fue escuchada,
tuvimos en nada soldados morir.
Y osados quisimos romper la cadena
que de afrenta llena del bravo el vivir.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

Ya la alarma tocan; las armas tan sólo
el crimen, el dolo, podrán abatir.
¡Que tiemblen, que tiemblen, que tiemble el malvado,
al ver al soldado la lanza esgrimir!
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

La trompa guerrera sus ecos da al viento,
de horrores sediento; ya muge el cañón.
Ya Marte, sañudo, la andana provoca
y el genio se invoca de nuestra nación.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

Se muestran: ¡volemos, volemos, soldados!
¿Los veis aterrados la frente bajar?
¡Volemos, que el libre por siempre ha sabido
al siervo rendido la frente humillar.
Soldados, la patria nos llama a la lid,
¡Juremos por ella vencer o morir!

Constitución de la 2ª República Española

Constitucion de laa II República Española
“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia” ― Simón Bolívar

https://superduque777.files.wordpress.com/2017/04/republica.jpg

Rose

https://i0.wp.com/www.unidadcivicaporlarepublica.es/banderas/BanderaOndeando.gif

HONOR Y GLORIA ETERNA

A LA REPUBLICA ESPAÑOLA

 

125 comentarios

  1. El 14 de abril de 1931, con la proclamación de la II República, se abrió un periodo de la historia de España lleno de luces, de esperanzas, de logros. También de sombras y violencia. Muy pronto se vio que el camino no iba a ser fácil. El 18 de julio de 1936, un golpe de estado alentado por la derecha y ejecutado por el Ejército terminó con el sueño y dio paso a una sangrienta Guerra Civil y a una no menos violenta dictadura. Hoy, 14 de abril de 2017, 86 años después de la proclamación republicana, por orden del Ministerio de Defensa, las banderas de los cuarteles españoles ondean a media asta por la muerte de Jesucristo. En España es Viernes Santo.

    Si leemos las noticias de las últimas semanas, da la sensación de que estamos entrando en un oscuro túnel del tiempo.

    Hace unos días, José Antonio Sánchez, el impresentable presidente de RTVE, en una conferencia en Casa de América, glosaba las virtudes evangelizadoras de la conquista de América y aseguraba que “lamentar la desaparición del imperio azteca es más o menos como sentir pesar por la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial”. Por tonto y por ignorante debería haber dimitido inmediatamente. Ni lo hizo, ni sus jefes le han destituido. Tampoco que se sepa le han recriminado sus palabras desde la institución que pagamos entre todos para estrechar los lazos que nos unen cultural y solidariamente con América Latina.

    Y es que el gobierno del PP no es de meterse en estos asuntos. Como tampoco le ha importado mucho a Soraya Sáenz de Santamaría, nuestra vicepresidenta, de la que depende Patrimonio Nacional, que los monjes del Valle de los Caídos se nieguen a cumplir una sentencia que les obliga a permitir la exhumación de los restos de los hermanos Lapeña.

    Imbuidos en este ambiente de sacristía, tampoco puede sorprendernos que no se haga nada con el escándalo de las inmatriculaciones. Un resquicio dejado en la ley hipotecaria, aprobada en la época de José María Aznar como presidente del Gobierno, ha permitido a la Iglesia Católica hacerse por casi nada con la propiedad de una gran cantidad de inmuebles a lo largo y ancho de toda España. El caso más emblemático, la Mezquita de Córdoba. Hace unos días, el alcalde de Zaragoza se dirigió por carta al Papa para abrir un debate “tranquilo y respetuoso” sobre este asunto. Aquí nadie hace nada, ni tan siquiera disponemos de un listado que nos revele la magnitud del expolio.

    Lo que sí es público, no hay más que acercarse a alguna de las clínicas, es la renovada campaña de acoso a las mujeres que haciendo uso de su libertad y de la ley que las protege deciden abortar. No es un capricho, ni una situación precisamente agradable. Parece que en este caso la piedad consiste en agobiar, coaccionar y humillar públicamente. ¿Dónde está la autoridad para defender la intimidad de estas mujeres?

    ¡Viva la República Española!

    12 abril, 2018 en 21:23

    • 12 abril, 2018 en 21:28

    • Totalmente de acuerdo, Superduque, el retroceso en derechos es palpable en los últimos años. Y que tengamos a la Iglesia Católica hasta en la sopa ya es de juzgado de guardia, nuestros políticos en vez de tanto procesionar podrían trabajar un poco más…

      15 abril, 2018 en 0:27

  2. Que cada 14 de abril se desplieguen banderas tricolores es el menor de los males que puede esperarse en el seno de una sociedad que no es monárquica militante ni mucho menos. Y es que, si lo piensan, no encontrarán muchas posibles defensas de un sistema arcaico, anacrónico y que tanto dolor ha causado en este país. Excepto aquello de que nos es útil como si no fuéramos ya un pueblo capaz de dotarnos de una república útil y, evidentemente, federal.

    12 abril, 2018 en 21:31


  3. La Transición fue un tránsito de un régimen fascista y corrupto, a una monarquía parlamentaria, continuista y heredera de la usurpación. Con la muerte del genocida Francisco Franco, el franquismo no se desmoronó ni fue derrotado, sino que las élites del poder franquista se adaptaron al nuevo régimen que restauraba la monarquía borbónica cumpliendo la voluntad de Franco.
    En este sentido, la mayoría de las fuerzas opositoras al régimen franquista, vendieron la soberanía nacional a cambio de poltronas en el Congreso y el Senado. Al pueblo español se le negó la posibilidad de elegir su propio sistema político entre Monarquía o República. De esta forma, la democracia española nació viciada y corrupta; con un pacto de silencio que dejaría los crímenes del franquismo impunes y con una Jefatura de Estado impuesta, vitalicia y blindada con una Constitución monárquica.
    Durante muchos años, España estuvo resignada a la desventura y paralizada –en parte- por la represión postfranquista, la censura y el monopolio de la información y la propaganda, es decir, de la mentira. Además de estar bajo los efectos de un lavado de cerebro permanente que mistificaron la Transición como “modélica”.
    La crisis económica y la corrupción institucionalizada en la Banca, empresas del IBEX35, política, Iglesia y ejército… han generado una continuada desafección de la gente hacia las instituciones. El régimen establecido y las políticas neoliberales, lejos solventar los problemas de las personas: desempleo, desahucios, pobreza… los han agudizado todavía más con políticas de austeridad y recortes.
    En una dictadura enmascarada y fascista siempre es preciso un cambio.

    12 abril, 2018 en 21:32

    • 13 abril, 2018 en 1:54

    • Fue un 12 de abril cuando la Niña Bonita* decidió salir a la calle a recibir la primavera. Era bella y decidida, con las ideas claras, a pesar de su juventud sabía muy bien lo que quería. Sabía que debía caminar por sendas nuevas e inexploradas, que en su caminar debía enfrentarse los sanguinarios lobos, a criminales tiranos, a soberbios, vicioso y corruptos reyes.

      Extendió su mano con esa ternura que solo son capaces las madres protectoras. Pensó que, debía dar forma a esa tierra maltratada, ausente de sí misma y del mundo, plagada de analfabetos, más del ochenta por ciento de la población española de la época. Desde el primer día, miró al futuro convencida de que ese era el principal problema, la incultura. Entonces pensó que su principal misión debía ser sembrar letras donde antes se sembraban ambiciones. Fue la gran maestra de los necesitados y sedientos de conocimientos. Ella, la Niña Bonita, se vio con fuerzas y capacidad para enfrentarse a todas las adversidades, para transformar España en un pueblo culto y solidario. Para ello contaba con los grandes talentos literarios de la época: Miguel de Unamuno, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Antonio Machado, el gran Federico García Lorca, Luis Cerrada, Clara Campoamor, María Moliner, Gabriel Celaya, María Zambrano, Maruja Mallo, Margarita Xirgu, Ramón José. Sender, María Teresa León, Concha Méndez, Mercé Rodoreda, María Moliner, Remedios Varo, Maruja Mallo, Margarita Nelken, Dolores Ibárruri, Clara Campoamor, Victoria Kent…Y un largo etcétera, con un lema y convencimiento:

      ” LA CULTURA Y LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES”.

      Sin demora se puso manos a la obra, en unión de otras niñas bonitas sembraron el erial español de escuelas, y se convirtieron en maestras de las Misiones Pedagógicas de la República. Aquellas misioneras de la CULTURA llegaron a cada rincón de la piel de toro, cualquier descampado, era, solar o palacio en ruina, servía para levantar el edificio de una escuela. No quedó pueblo o aldea en la que no hubiera una niña bonita de ciudad, dejándose los ojos ante los libros para enseñar a aquellas gentes que cambiaban los dientes atados a un arado, una hoz o un pico. No hubo lugar, pueblo, aldea, barrio marginal, donde no llegarán aquellas maestras republicanas y levantase la Niña Bonita una escuela, una Casa del Pueblo, donde enseñar a leer a escribir y, sobre todo, a pensar.

      La Niña Bonita lo sabía, los herederos de aquel rey vicioso, ladrón y borracho, no lo iban a permitir. No era ajena a que pronto comenzarían a conspirar contra ella, contra ese aroma a PRIMAVERA y LIBERTAD que desprendía por cada uno de sus poros.

      La Niña Bonita sabía que tenía el apoyo del pueblo, también que sus enemigos tenían el poder y el dinero y acecharían para darle puñaladas traicioneras. Y así fue, aquellos traidores a la patria, con la ayuda de nazis alemanes y fascistas italianos y mercenarios marroquíes, sembraron de muerte y odio regando con sangre cada fanega de la piel de toro, convirtiendo España en un inmenso campo de concentración durante muchos años. Los fusilamientos al alba fueron el despertar de muchos lugares. Fueron tantos los crímenes de aquellos miserables traidores a la patria, que todavía hoy, 140.000 de sus víctimas esperan una sepultura digna.

      La Niña Bonita, no está muerta, está en el corazón de cada una de las personas honradas de este país, por mucho que los herederos de aquellos golpistas sigan gobernando España.

      Fue un doce de abril que el pueblo español recobró de mano de la Niña Bonita su Soberanía Nacional, fue un primero de abril el día en que le fue arrebatada esa soberanía. Todavía más de ochenta años después secuestrada por los herederos políticos e ideológicos de aquellos golpistas traidores. A pesar de que, al igual que entonces, el saqueo sistemático de las arcar públicas, la corrupción y la tiranía, es igual, cuando no superior que entonces…

      Salud para todos y República para España.

      Paco Arenas

      13 abril, 2018 en 16:36

    • 15 abril, 2018 en 0:42

  4. 12 abril, 2018 en 21:41

  5. 12 abril, 2018 en 21:44

  6. El 14 celebraremos el aniversario y la reivindicaremos de nuevo con mas fuerza

    12 abril, 2018 en 21:45

    • Del latín res publica (“cosa pública”), la república es una forma de organización del Estado. En la república, la máxima autoridad cumple funciones por un tiempo determinado y es elegida por los ciudadanos, ya sea de manera directa o a través del Parlamento (cuyos integrantes también son elegidos por la población).
      República
      Por extensión, se conoce como república al Estado que está organizado de esta manera y a todos los regimenes no monárquicos. Otro uso del término hace referencia al cuerpo político de la sociedad y a la causa pública (por ejemplo: “La corrupción de los ministros atenta contra la república”, “La república no puede soportar el maltrato de sus funcionarios”).

      El principal canal de participación ciudadana en la república es el voto. Las elecciones deben ser libres y el voto, secreto. De esta manera, los ciudadanos pueden ejercer su participación sin presiones ni condicionamientos.

      12 abril, 2018 en 22:13

  7. ¡Viva la República Española!

    ¡Viva la República!
    “Así, con este grito nacido de miles de gargantas, se inicia una nueva época en la historia de España, se empiezan a vivir momentos de libertad, la República es una bocanada de aire fresco que recorre todos y cada uno de los rincones de nuestra Nación”.

    ¡Viva la República Española!

    12 abril, 2018 en 21:54

  8. 12 abril, 2018 en 23:07

  9. 12 abril, 2018 en 23:57

  10. 13 abril, 2018 en 1:58

  11. 13 abril, 2018 en 2:02

  12. Nasuko

    I studied Spain’s First Republic and Second Republic.
    Complicated!!!!!!!!!

    13 abril, 2018 en 10:01

  13. Muy interesante, y más en los tiempos que vivimos ahora donde podemos ver con mucha claridad lo que sobra y lo que falta en este pais.
    ¿Recuerdas aquella canción de “Golpes bajo” Malos tiempos?
    Saludos Super!!!!

    13 abril, 2018 en 11:41

    • No es solo amor y esperanza,
      a una digna libertad,
      es lucha por la igualdad,
      es por las pobres viudas,
      es por esa esclavitud
      como destino final
      que nos condena un sistema
      zafio, ruín y asesino,
      que nos fabrica un destino,
      que nos hunde en un mar
      de indigencia y abandono,
      de indigna precariedad…

      13 abril, 2018 en 15:30

  14. El 12 de abril de 1931 se celebraron elecciones municipales en toda España y las candidaturas republicanas consiguieron la mayoría en cuarenta capitales de provincia. Los partidos monárquicos únicamente ganaron en nueve: Ávila, Burgos, Cádiz, Lugo, Orense, Palma de Mallorca, Pamplona, Soria, Vitoria. Incluso aquellas que hoy consideramos atrasadas o reaccionarias como las gallegas o las castellanas votaron entusiasmadas por la República.

    En palabras del ministro de la Gobernación la tarde de las votaciones, «las informaciones recibidas de los pueblos pequeños acusaban favorables impresiones, pero las de los pueblos importantes eran, como las de las capitales de provincia, desastrosas.» En Vitoria y Pamplona, donde triunfaron los jaimistas (partidarios del infante Jaime, primer hijo de Alfonso XIII), tras la proclamación de la Segunda República se repitieron las votaciones el 31 de mayo, y se obtuvieron sendas victorias republicanas. La corriente antimonárquica había triunfado en 41 capitales de provincia. En Madrid, los concejales republicanos triplicaban a los monárquicos y en Barcelona los cuadruplicaban. España se acostaba monárquica y se levantaba republicana, y así lo constató el conde de Romanones cuando aconsejó al rey Alfonso XIII que se fuera porque su pueblo no lo quería, a pesar de las consultas que aquel pretendía hacer a su Ejército.

    Han transcurrido 87 años y la España que fue republicana, ilustrada, progresista, incluso socialista, acepta la monarquía, al parecer como mal menor, utilizando como chantaje la amenaza siempre presente de otra conflagración civil, cuando ninguna situación actual es comparable con la de 1936 ni existe ninguna justificación a que España, que tanto luchó por la República deba aguantar, sin esperanza de cambio, la saga de los Borbones. Al parecer hay que cumplir el dicho de que los Borbones siempre vuelven: se echó a Isabel II y regresó Alfonso XII, se echó a Alfonso XIII y aquí tuvimos a Juan Carlos I. Pero para ver la corona nuevamente reinando en Españaeste martirizado pueblo, que, como decía Bernardo López García, “no ha tenido más verdugo que el peso de su corona”, que ha librado tres guerras civiles para acabar con el feudalismo, los gobiernos corruptos, una Administración anquilosada, el amiguismo y el enchufismo, la explotación de sus trabajadores, las desigualdades de renta y la marginación y la opresión de sus mujeres, tuvo que ser derrotado trágicamente en la última y soportar 40 años de dictadura. Para encontrarse nuevamente con el reinado borbónico que mantiene los mismos privilegios que un siglo atrás.

    Las generaciones crecidas en el caldo de cultivo de la dictadura primero y de la democracia después, no solo en los colegios fascistas, jesuíticos y del Opus sino también en esta escuela pública que no enseña nuestra verdadera historia, no saben nada de lo que fue aquella heroica República y los principios que defendía y que aprobó una Constitución que comenzaba diciendo que “España es una República democrática de trabajadores de toda clase,” y cuyo artículo 3 afirmaba que “El Estado español no tiene religión oficial”. Como declaración de principio ratificaba en su artículo 6 que “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”. Ya sabemos lo que duró aquella paz y cómo la traicionaron los generales que habían jurado fidelidad a la República.

    Aquellos que reclaman la Mancomunidad de sus provincias bajo este Estado monárquico no parecen saber que el Artículo 10 de la Constitución republicana afirmaba que “las provincias se constituirán por los Municipios mancomunados conforme a una ley que determinará su régimen, sus funciones y la manera de elegir el órgano gestor.” Y que este mismo cuerpo legal fue el que estableció las regiones autónomas y aprobó el Estatut de Cataluña y el del País Vasco.

    Esa Constitución es la primera en España que establece en su artículo 25 que “No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas. El estado no reconoce distinciones ni títulos nobiliarios.” Con tales principios se eliminaban las discriminaciones que sufría la mujer, los privilegios de la aristocracia, las prebendas que mantenía la Iglesia católica y en dos años suprimía el mantenimiento económico de esta, así como disolvía las órdenes religiosas.

    Era la primera vez también que se reconocía la igualdad de derechos de ambos sexos en el matrimonio y su disolución por mutuo disenso o con justa causa, así como terminaba con la discriminación de los hijos según fueran habidos fuera o dentro del matrimonio. Y sabemos que en ese mismo texto legal se establecía la igualdad para el hombre y la mujer en el derecho al sufragio universal, igual, directo y secreto.

    Con enorme valor que rayaba en una ingenua temeridad, la Constitución republicana se atrevía a declarar en su artículo 44 que“Toda la riqueza del país, sea quien fuere su dueño, está subordinada a los intereses de la economía nacional…con los mismos requisitos la propiedad podrá ser socializada.” Lo que permitió que antes de un año las Cortes Republicanas aprobaran la Ley de Reforma Agraria de 1932, promulgada el 9 de septiembre, que pretendía resolver un problema histórico: la tremenda desigualdad social que existía en la mitad sur de España. Pues junto a los latifundios propiedad de unos centenares de familias, casi dos millones de jornaleros sin tierras vivían en condiciones miserables. El método que finalmente se escogió para resolver el problema fue la expropiación con indemnización de una parte de los latifundios que serían entregados en pequeños lotes de tierra a los jornaleros.

    Antes de ello, para solucionar la difícil situación de los jornaleros desde el primer gobierno provisional se tomaron unas medidas en los llamados “Decretos agrarios” de Largo Caballero, en los que se prohibía a los propietarios de tierras que echaran a los campesinos que las arrendaban. Se aplicaba también a los jornaleros la jornada de 8 horas ya conseguidas por los obreros industriales, se obligaba a contratar a jornaleros del propio municipio, y se obligaba a los propietarios a cultivar las tierras bajo amenaza de confiscación, para evitar que los terratenientes boicotearan a la República dejándolas en barbecho. Era evidente que la República no podía sobrevivir ante la feroz ofensiva de los latifundistas que poseían la mayor parte de la riqueza agraria de nuestro país. Y que en alianza con la banca y la gran industria financiaron el golpe de Estado y la Guerra Civil, con las bendiciones de la Iglesia Católica.

    Quizá ustedes crean que en la actualidad esa cuestión está resuelta, ya que no se menciona, pero en el día de hoy el 55 por ciento de las tierras cultivables son propiedad de los latifundistas, que son los Grandes de España de la aristocracia, igual que a principios del siglo XX, y que además hoy reciben la mayor parte de las ayudas económicas de la UE en el Plan Agrario Europeo.

    Por supuesto, el Presidente de la República era “criminalmente responsable de la infracción delictiva de sus obligaciones constitucionales” al que se podía acusar por la comisión de cualquier delito. La impunidad solo es privilegio de reyes.

    Y sería bueno recordar cómo se escogía a los componentes del Tribunal de Garantías Constitucionales, que hoy se encuentra en estado de sospecha por su forma de elección, mientras que la República establecía una enorme variedad de participantes, desde los magistrados escogidos por el Parlamento a un representante de cada una de las regiones españolas, dos miembros nombrados por todos los colegios de Abogados de la República y cuatro profesores de las Facultades de Derecho, que hacía imposible la venalidad o la parcialidad en sus resoluciones.

    Ciertamente esa República elegida en 1931 se adelantaba en medio siglo a la de muchos otros países europeos y hoy sería modelo de la que España necesita.

    13 abril, 2018 en 16:00

  15. Cuando nació, su pequeño cuerpo distaba mucho del de un bebé. Sus ojos estallaban en cataratas cuando se abrieron por primera vez y sus huesos se sentían frágiles, como si hubieran sido articulados ya un puñado de millones de veces. Su piel estaba colmada de arrugas y carente de cualquier recuerdo de elasticidad. Nació vieja. Nació cansada. Como en el relato de Fitzgerald y en la película de Fincher, hablamos de alguien muy especial, una recién nacida pero anciana que despertó disputas, alegrías y desvelos. Hablamos de ella, de la que tantos y tantos echamos de menos sin haber conocido, de la que hemos aprendido a añorar o a desmitificar según nos sople la bandera. De la que nació para morir pronto. De la que nacerá mañana.

    Un 14 de abril vio la luz. Muchos la esperaban, la celebraron, la aplaudieron por calles, plazas y condados. Corría el año 1931. Su llegada fue también dolorosa, temida y una afrenta para millones de españolitos. Como hizo el señor Button, muchos habrían deseado lanzar ese engendro a las profundidades de un río, abandonarla a su suerte y dejar que muriese de éxito o de pena poco después de nacer. Nada fue fácil para ella, su vida estuvo repleta de sobresaltos y peligros, pero también de logros, gestas y sueños cumplidos. Vivió cinco años en paz y tres más en guerra, aunque la paz no fuera paz y la guerra fuera mucho más que una guerra. La mataron un desalmado y sus secuaces, pero cuando cerró los ojos, estaba ocho años más joven.

    Mañana es su cumpleaños. Cumpliría 87. Sería una viejecita entrañable con aspecto de quinceañera. Nació cansada y vieja porque a la mitad le dolió parirla y a la otra mitad le dolió perderla. Nació débil y moribunda porque sabía que jamás lograría la confianza de todos, porque fueron miles los que desearon acercarse sigilosos a la cuna y asfixiarla mientras dormía. Murió quizás de pena, quizás de rabia, porque era especial. Otros dirían incluso que porque no era para nosotros. Era como un pequeño y extraordinario milagro brotado en el seno equivocado. No murió, la mataron. Si la hubieran dejado vivir, ahora quizás tendría más vitalidad y frescura que nunca. Quizás, la pequeña Benjamina Botones sería hoy una niña aventajada, próspera y feliz.

    El 1 de abril de 1939 la radio del bando rebelde difundió el último parte de una guerra cruenta, fratricida y aniquiladora. Y con él, el asesinato de la joven anciana Benjamina y sus botones. Se marchó como vino: haciendo ruido y colmada de inquietud. Menos mal que nacerá mañana, que volverá a nacer ya entrada la primavera para acercarse a los noventa, para acercarse a su despertar.

    Antonia I. Nogales Bocio, Doctora en Periodismo por la Univ. Sevilla

    13 abril, 2018 en 16:18

  16. 13 abril, 2018 en 19:00

  17. 13 abril, 2018 en 19:09

  18. 13 abril, 2018 en 20:13

  19. 13 abril, 2018 en 21:33

  20. Serenos y alegres, valientes y osados
    ¡Cantemos, soldados, el himno a la lid!
    ¡De nuestros acentos el orbe se admire
    y en nosotros mire los hijos del Cid!
    Soldados, la patria nos llama a la lid,
    ¡Juremos por ella vencer o morir!

    Mis padres me decían que con la República habría más justicia, y todos seríamos más felices porque tendríamos que comer y el mundo sería más justo. Hoy sus palabras tienen mucho sentido para mi. Gracias Antonio. Un fuerte abrazo.

    14 abril, 2018 en 0:52

    • No es solo amor y esperanza,
      a una digna libertad,
      es lucha por la igualdad,
      es por las pobres viudas,
      es por esa esclavitud
      como destino final
      que nos condena un sistema
      zafio, ruín y asesino,
      que nos fabrica un destino,
      que nos hunde en un mar
      de indigencia y abandono,
      e indigna precariedad…

      ¡Viva la República Española!

      14 abril, 2018 en 2:16

  21. Hola Super!!!
    Cuando puedas pasa por mi blog, que tienes un pequeño reconocimiento.
    Un abrazo!

    14 abril, 2018 en 11:12

  22. Llevamos muchos años de retraso. Una Monarquía hoy día no tiene razón de ser, solo es un gasto más para el Estado, no es democrática pues no la ha elegido el pueblo, así que es tiempo de que se vaya…

    15 abril, 2018 en 0:45

    • Cuarenta años de dictadura y represión
      y treinta y tantos de monarquía y falsa democracia

      15 abril, 2018 en 4:05


  23. raining in rome ☈🌦🌧
    Shera

    15 abril, 2018 en 22:04

  24. 16 abril, 2018 en 3:09

  25. 16 abril, 2018 en 3:22

  26. 16 abril, 2018 en 3:25

  27. 16 abril, 2018 en 3:40

  28. 16 abril, 2018 en 13:46

  29. 16 abril, 2018 en 14:02

  30. Viva la República Española,dear Superduque!Compelling post impressively documenting the glories of Spain!

    16 abril, 2018 en 16:11

    • 16 abril, 2018 en 23:14

      • Profoundly patriotic,it strongly manifests hope!Thank you my friend Superduque 🙂

        20 abril, 2018 en 9:01

  31. ✌🏻👍🏻

    16 abril, 2018 en 17:45

  32. 16 abril, 2018 en 19:47

  33. 16 abril, 2018 en 19:58

  34. 16 abril, 2018 en 20:11

  35. 17 abril, 2018 en 0:27

  36. 17 abril, 2018 en 4:06

  37. 17 abril, 2018 en 23:18

  38. 17 abril, 2018 en 23:33

  39. 17 abril, 2018 en 23:55

  40. 18 abril, 2018 en 0:12

  41. 18 abril, 2018 en 0:41

  42. Este post es en ralación a un día especial de España?

    18 abril, 2018 en 1:41

    • El 14 de abril de 1931, con la proclamación de la II República, se abrió un periodo de la historia de España lleno de luces, de esperanzas, de logros. También de sombras y violencia. Muy pronto se vio que el camino no iba a ser fácil. El 18 de julio de 1936, un golpe de estado alentado por la derecha y ejecutado por el Ejército terminó con el sueño y dio paso a una sangrienta Guerra Civil y a una no menos violenta dictadura.

      El El 14 de abril de este año se cumplieron 87 años de aquellas esperanzas y sueños de libertad…

      18 abril, 2018 en 2:39

      • Gracias por tu comentario. Muy enriquecedor!

        19 abril, 2018 en 10:51

  43. 18 abril, 2018 en 14:18

  44. 18 abril, 2018 en 14:36

  45. 18 abril, 2018 en 22:45

  46. 19 abril, 2018 en 22:26

    • Lyrics Evaristo San Miguel, 1820
      Music José Melchor Gomis, 1820

      19 abril, 2018 en 22:31

  47. 19 abril, 2018 en 23:01

  48. 19 abril, 2018 en 23:40

  49. 20 abril, 2018 en 0:18

  50. 20 abril, 2018 en 0:39

  51. 20 abril, 2018 en 15:48

  52. 20 abril, 2018 en 18:20

  53. 20 abril, 2018 en 21:38

  54. 20 abril, 2018 en 22:42

  55. Hy, thans for U like…😊

    21 abril, 2018 en 3:51

  56. 21 abril, 2018 en 21:09

  57. Marion Njeri

    No comprendo mucho pero me encanta tu poema

    2 mayo, 2018 en 9:16

    • Gracias guapa.

      2 mayo, 2018 en 15:08

      • Poems of Mariana

        Bienvenido

        4 mayo, 2018 en 10:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: