Mi patria es todo el mundo.

Iraq, diez años después

Iraq, diez años después

Poco antes de la invasión yanqui, en marzo de 2003, me decidí a viajar desde Bagdad a Basora utilizando la carretera que baja por el este, vía Kut y Amara, siguiendo muy de cerca el curso del gran río Tigris y acercándose a veces a la frontera iraní. Eran unos 600 kms. de vía poco transitada, dado que no muchos se aventuraban a realizar incursiones por esa zona declarada de “exclusión aérea” por la aviación estadounidense y británica, que casi a diario bombardeaban objetivos no siempre de interés militar. Por entonces casi todos los diplomáticos extranjeros habían huido del terror de la masacre y partido de Iraq.

El propósito del recorrido era apreciar la preparación del terreno de operaciones militares, para hacerle frente a la anunciada, próxima e inevitable invasión de las tropas estadunidenses acantonadas en la vecina y cercana Kuwait, que ya alcanzaban una cifra superior a los 100 mil efectivos totalmente equipados y listos para la invasión.  Estaba provisto del correspondiente permiso del Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí y había solicitado además entrevistas con el Gobernador y el Secretario General del Partido Baas de Basora.

Como sucede en casi todo el territorio de ese país árabe, en la zona por donde realicé el recorrido, se encuentran numerosos lugares históricos y mitológicos, los cuales constituyen importantes referencias de la cultura universal y del propio origen del hombre.

Unos 70 kilómetros antes de llegar a Basora, en la confluencia de los ríos Tigris y Éufrates, se señala que estuvo el paraíso terrenal, donde se cometió el pecado original por Adán y Eva, y cerca de el primer asesinato de la humanidad, el de Abél por Caín.

 También en un lugar cercano se ubica la tumba del profeta Ezra, venerado por los judíos por ser considerado el reformador de la Thorá, cuyo texto habría penetrado en su corazón en forma de llama descendida del cielo.

El camino hacia Basora también transcurre por la zona de los pantanos, creados por las crecidas de los dos importantes ríos, que al unirse forman el estuario de Chat el Arab, donde se encuentra la gran ciudad portuaria considerada en su tiempo la Venecia del Oriente. En los pantanos, tradicionalmente refugio de perseguidos y delincuentes, tenían sus bases grupos de guerrillas que operaban contra el gobierno entonces en el poder,  el Partido Baas.

La antigua Venecia del Oriente, mantenía a pesar de las afectaciones de las guerras y del férreo y criminal bloqueo impuesto por la ONU, un especial encanto.  Había sido bombardeada durante el conflicto con Irán y después por los Estados Unidos, cuando sus tropas encabezaron una coalición para expulsar las tropas invasoras iraquíes de Kuwait. El canal que la conectaba con el Golfo y permitía el acceso de grandes barcos mercantes, había quedado obstruido, lo que produjo el evidente deterioro económico de la ciudad. No obstante, sus canales internos y su entorno, poblado de grandes plantaciones de palmas datileras, le conferían una personalidad ilustre, diferente, que hacía recordar las mil y una noches y  las aventuras de Simbad el Marino, originadas en ella.

El hotel donde me alojé, ofrecía una magnífica vista de Chat el Arab, y aunque mostraba cierto abandono por la situación que sufría el país, su estilo arquitectónico y sus balconaduras de madera, mostraban el más refinado arte de construcción árabe.

En otras condiciones, podría otorgársele la categoría de cinco estrellas. Había acabado de entrar en la habitación, cuando se sintieron dos fuertes explosiones y pude divisar a lo lejos, sobre un extenso bosque de palmeras, como se levanta un gran hongo de humo oscuro, señal del diario hostigamiento de la aviación estadounidense y británica.
Días antes, también fue bombardeado el aeropuerto civil, que se utilizaba para un único y peligroso vuelo a Bagdad, con el saldo de varias decenas de muertos y heridos, la mayoría civiles.

Cumplido el objetivo que me llevó a hacer esta visita a Basora, regresé a Bagdad por la autopista 8, que conectaba en su porción sur, con la frontera de Kuwait, donde ya se preparaba el contingente invasor estadounidense, pero que subía hacia Bagdad en un recorrido más al oeste, atravesando parte de la llamada Mesopotamia (tierra entre dos ríos).  La ruta pasaba cerca de la Ur de los Caldeos, de donde habría partido Abraham, el primer patriarca que se considera fundador de las tres grandes religiones monoteístas: judía, cristiana y musulmana.

 ¡Cuánta historia reunida en esta desdichada tierra!

El sur de Iraq estaba habitado por árabes musulmanes, mayoritariamente de la secta chiita, quienes serían los que después de la invasión y la sangrienta guerra impuesta por los Estados Unidos, predominarían en el gobierno que hasta hoy se mantiene, que en contradicción con los intereses de Washington y a pesar de la permanencia de un remanente de sus fuerzas en el país, se mueve hacia un acercamiento o incluso una alianza con Irán.

El día 20 de marzo, a las 5:35 A M, hora de Bagdad, me despertaron las explosiones producidas por los primeros cohetes cruceros lanzados sobre la ciudad, correspondiéndome el triste privilegio de ser testigo de una descomunal e ilegal guerra, que ha provocado cientos de miles de iraquíes muertos y heridos, la destrucción de un país y la desestabilización de toda la región. Desde nuestra embajada y en los recorridos que hacía por la ciudad, tuve la oportunidad de presenciar las desgracias de esa invasión, visité hospitales donde todo tipo de personas, incluidos muchos niños, mostraban la crueldad de la agresión imperial, que el Sr. Bush, con el apoyo de su marioneta Blair y su lamecúlos Aznar, habían desatado fríamente, sobre la base de falsos argumentos, despreciando a la Organización de Naciones Unidas.

Yo había llegado ya a la convicción, de que la dirección baasista, estuvo pensando hasta último momento, que la guerra podría evitarse mediante la negociación. Ellos estaban dispuestos a hacer concesiones de todo tipo, incluso privilegiando a las empresas estadounidenses en la explotación del petróleo. Este razonamiento no tuvo en cuenta sin embargo, la decisión imperialista-sionista, de que podían ocuparlo todo, adueñarse de sus riquezas para crear una “democracia liberal constitucional”, con un gobierno aliado. Ello incidió en que no se prepararan adecuadamente para enfrentar la invasión y que las tropas yanquis avanzaran fácilmente y ocuparan Bagdad y el resto del país.

El día 9 de abril, presencié posiblemente el último combate en Bagdad, cuando una columna de tanques y vehículos blindados estadounidense liquidó un emplazamiento artillero iraquí, ubicado a unos 600 metros de la embajada cubana en el campus de la Universidad. Por primera vez pude ver en esa ocasión, un avión sin piloto, de los llamados drones, al parecer con misión de observación y dirección del fuego, volando en círculos durante más de dos horas sobre la zona, a una altura aproximada de 500 metros sobre nosotros, donde siempre se mantuvo ondeando la nefasta bandera de la estrella solitaria.

Diez años después de iniciada la agresión a Iraq, guerra que a la larga perdieron al costo según estimaciones, 9 mil muertos y cerca de 30 mil heridos y mutilados entre sus tropas y que significó el peor desastre de la política exterior de EE.UU. después de la guerra de Viet-Nam, se está estimulando un conflicto armado entre los iraquíes chiitas y sunnitas, con la manipulación de grupos extremistas y terroristas, como extensión a lo que ya viene ocurriendo en los últimos dos años en Siria, y con la proyección de que este tipo de enfrentamientos se extienda por buena parte de la región del Cercano o Medio Oriente.

Lamentablemente, las religiones surgidas según el relato bíblico, a partir del mandato dado por Yavé (Jehová o Dios), a Abraham, están siendo utilizadas inescrupulosamente para dividir y enfrentar a los pueblos de la región en guerras que cada vez toman un carácter más sectario, para lo cual están dando su apoyo a grupos fanáticos salafistas y jihadistas, los cuales entrenan y arman en coordinación con las petromonarquías del Golfo y sus aliados de la OTAN.

Los intereses de las grandes potencias colonialistas e imperialistas, persiguen el objetivo de que estos pueblos se destruyan y desangren internamente, si se ven imposibilitados de dominarlos y poseer sus recursos.  La nueva teoría de la “destrucción positiva”, persigue que después de crear la división y el caos, sin exponer fuerzas militares propias, les sea más fácil controlarlos y establecer incluso nuevas fronteras como ya hicieron al final de la Primera Guerra Mundial.

Sangre por petroleo

Según un estudio elaborado por Investigación de la Opinión de encuesta empresarial (ORB),  se estimó en 1.033.000 las muertes violentas debido a la guerra. La intervención provocó un desempleo del 50%, un trauma psicológico que afecta a dos de cada cinco iraquíes. Asimismo, las estadísticas arrojan que 1.600.000 iraquíes fueron desplazados de sus hogares.
La violencia generó también el colapso del sistema educativo, por lo que el 75% de los niños perdieron su actividad escolar.
Diariamente, todavía mueren cientos de personas afectadas por cancer debido al uranio y al material radiactivo empleado en los bombardeos genocidas y por la falta de medicinas, hospitales y medios para combatir las enfermedades causadas por la criminal invasión.

Una década después de que la primera potencia del mundo lanzara la operación “Libertad iraquí”, el 53 por ciento de los estadounidenses cree que su país “cometió un error enviando tropas a luchar en Irak”, mientras que el 42 por ciento considera que no lo fue.
Los norteamericanos perdieron a 4.486 soldados y más de 30.000 resultaron heridos y, respecto al plano financiero, se estima que gastaron 3 mil millones de dólares.

Como se recuerda, uno de los principales motivos para la operación militar que ofrecieron fue que Iraq poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva.
El saqueo de sus riquezas, la contaminación de amplias zonas y el asesinato de mas de un millón de personas por parte del imperio y sus hienas, sus inicuas ambiciones de dominación mundial y expolio de recursos, no tienen para nada en cuenta los principios pacíficos que se supone sirven de base a sus propias religiones.

ASPAÑISTAN

 

Monarquia bananera

A pesar de las medidas de recorte implementadas por el gobierno del neocapullo Mariano Rajoy,
 la deuda pública española se ubicó en enero en 896 mil 309 millones de euros, lo que
representa 85,2% del Producto Interno Bruto (PIB), el nivel más alto de toda la serie histórica,
desde 1990.

De esa deuda, 760 mil 262 millones de euros corresponden la administración central,
185 mil 48 millones a las 17 regiones autonómicas y 41 mil 967 millones a los municipios
 revela un informe del Banco de España, tal como refiere la agencia Prensa Latina.

Asimismo, indicó que el endeudamiento de las administraciones públicas (Estado, comunidades autónomas
 y ayuntamientos) sumó 11 mil 893 millones de euros, respecto al saldo de diciembre de 2012.

En 2012 la deuda de las administraciones públicas de la nación europea alcanzó los 884 mil 416 millones
 de euros, lo que equivale a 84,1% del PIB, e incumple en más de 24 puntos porcentuales el tope establecido
 por la Unión Europea (UE), a través del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, fijado en un máximo de
endeudamiento de 60% del PIB.

No obstante, esta cifra se mantuvo dentro de los límites previstos por el gobierno de Rajoy, que pronosticó
un ascenso de esta variable de 85,3% del PIB, sin contar el rescate europeo a los bancos españoles.

Para 2013, el Ejecutivo prevé que la deuda escale a 90,5% del PIB, mientras que la UE proyecta un ascenso
a 98,5% del PIB.

 Donde no hay justicia es peligroso tener razón,
ya que los imbeciles son mayoria. Francisco de Quevedo.

      No puede llamarse muerto al que tanto luchó
  por la la justicia, la paz y la vida,
    Hasta siempre, Comandante. 

                                   “Reservados todos los derechos”                    

4 comentarios

  1. Hola!

    Ya he visto que has pasado por mi blog. Muchas gracias🙂
    Estamos en contacto😉

    13 febrero, 2013 en 9:56

    • Gracias a ti y a tu amabilidad.

      4 marzo, 2013 en 13:20

  2. Guadalupe Lopez

    Chávez se ha ido, pero la revolución se queda. Los logros sociales, la redistribución de la riqueza, la alfabetización. Y, sobre todo, el cambio del eje político, que suena grandilocuente pero que puede comprobarse de forma sencilla en un barrio de Caracas. Significa devolver la dignidad a millones de personas olvidadas, ignoradas, invisibles. Significa que los que permanecían en un anonimato miserable tienen ahora voz y voto. Significa que “los nadie” de los que hablaba Eduardo Galeano tienen ahora nombres y apellidos. Ellos son la revolución bolivariana y ellos tienen la responsabilidad de profundizar, corregir y avanzar.

    El Ché decía que “un verdadero revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor. Amor a la humanidad, amor a la justicia y a la verdad”. Obviar las tripas, antes y ahora, imposibilita para la comprensión de procesos como el venezolano. En realidad, sobre cualquier proceso revolucionario. Por eso, hoy no me sale el “sí, pero”. Hoy solo puedo expresar apoyo, solidaridad y respeto.

    El comandante se queda. En el mismo lugar que Simón Bolívar, que Ernesto ‘Ché’ Guevara, que Salvador Allende.

    7 marzo, 2013 en 2:46

  3. España va a salir solo cuando el pueblo se decida,va llegar un día ,no necesariamente tiene que ocurrir el desastre de la Argentina 2001,pueden salir antes,pero la forma es con la nueva política,pues estoy convencido que la política no son los políticos,te lo dice un argentino que en el 2001 estaba gritando que se vayan todos.
    La política tiene herramientas que usándolas para el colectivo ,para el hombre a pie .Mientras va reparando también va acrecentando una enorme energía positiva .Los va uniendo ,la empatia en sensibilidades una vez que se genera ,hace su trabajo -solios se van yendo ,sin expulsarlos ,sin violencia ,solo con la firmeza de una fuerza que genera los bienes a todos y todos son muchos,,y se que hay mas buenos que malos,solo es cuestion de tener las herramientas y usarlas bien,por eso la política sirve cuando tiramos los libros del Príncipe de Maquiavelo y usamos el bien común .
    Un abrazo.

    2 junio, 2013 en 8:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s